"A un musulmán no se le puede morder dos veces": Erdogan mira al pasado para justificar su veto a Suecia y Finlandia

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha reiterado este jueves que Turquía dirá "no" al ingreso de Suecia y Finlandia en la OTAN, recriminando de nuevo la supuesta connivencia de los dos países nórdicos con "organizaciones terroristas" como el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y las Unidades de Protección Popular (YPG). Además, Erdogan da por cumplida su parte con el hecho de que Turquía aceptase en su momento la entrada de Grecia, con quien Ankara mantiene disputas territoriales y culturales.

"No podemos aceptar la presencia de organizaciones terroristas en una organización de seguridad de este tipo", ha afirmado Erdogan, durante un encuentro organizado por la cadena TRT en el que ha repetido los recelos que ya lleva expresando días.

El mandatario turco ha descartado cambios por ahora y se mantiene en el "no". "Continuaremos de esta manera", ha señalado, en relación a un veto que mantiene parada la posible apertura de las conversaciones de adhesión a la OTAN de Suecia y Finlandia.

Este miércoles el Consejo Atlántico, órgano de decisión de la OTAN, mantuvo un primer debate en el que no avaló automáticamente abrir negociaciones al no lograr el consenso necesario. La entrada de nuevos miembros depende del aval de los 30 Estados miembros, Turquía incluida.

Así las cosas, se espera que Stoltenberg mueva ficha y abra consultas con los aliados para desbloquear la situación. Los aliados no esperan una nueva reunión del Consejo Atlántico hasta que se despejen las reticencias existentes. La solicitud de adhesión lanza oficialmente el proceso en la OTAN, que debe primero dar luz verde a la apertura de las negociaciones, un trámite que se esperaba de forma automática.

Se abrirá a continuación un periodo en principio breve, de unos pocos días, ya que las conversaciones de acceso no tienen tanta importancia en el caso de Suecia y Finlandia, puesto que ambos países ya esta muy alineados con los estándares de la OTAN, en la medida en que participan en operaciones de la Alianza sin siquiera ser miembros.

El siguiente paso consiste en la firma del protocolo de acceso, que rubrican los aliados en Bruselas para enviarlo posteriormente a las distintas capitales. La ratificación de estos protocolos sería la fase más larga debido a los distintos sistemas para avalar al nuevo socio.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.