Nelson se va de la Península tras dejar cientos de incidencias, enormes crecidas de ríos y a la espera de una subida de las temperaturas

La borrasca Nelson ha sido la protagonista de las fiestas de Semana Santa. La lluvia y el frío asociados a este frente han provocado cientos de incidencias en numerosas regiones, especialmente en carretera, donde los muertos durante estas fechas ascienden ya a 27 a la espera de las cifras finales. Nelson, que ya se ha despedido de la Península, ha dejado también un aumento considerable de los ríos y, como consecuencia positiva, del nivel de los embalses. Este frente, sin embargo, ha acabado con la vida de cuatro personas, dos en Asturias y dos en Tarragona, y se mantiene aún la búsqueda de un desaparecido en un arroyo de Córdoba. Tras este temporal, esta semana el tiempo inestable tenderá a remitir.

Este lunes la borrasca ha seguido provocando todavía una gran nubosidad en toda España. También ha puesto en alerta por oleaje a Girona, Lugo, A Coruña y Asturias. La lluvia, el viento o la nieve han seguido además complicando el estado de las carreteras en el que ha sido el último día de la operación retorno. Hasta 18 vías se han visto afectadas por el hielo, de las que siete han tenido que ser cortadas o han quedado intransitables, aunque todas ellas de la red secundaria.

Madrid ha contado con importantes retenciones en el acceso a la ciudad, especialmente en la A-1, la A-2 o la A-3. Lo mismo ha ocurrido en Zaragoza, donde dos siniestros han complicado el tráfico en la A-2 y en la A-5. Mismos atascos que se han vivido en varios tramos de la AP-7 en puntos como Barcelona, Valencia, Castellón y Tarragona.

Desde el inicio de la operación especial de Semana Santa, que comenzó el viernes 22 de marzo y concluye este lunes a medianoche, han muerto 27 personas en 23 accidentes de tráfico. Así lo refleja el balance provisional de la DGT de este lunes a las 20.00 horas, a la espera de conocer la cifra definitiva cuando termine el operativo. Según este organismo, el día más trágico de las fiestas fue el viernes 29 de marzo, jornada en la que se produjeron cinco accidentes en carretera y ocho fallecidos.

Con el paso de Nelson, el 112 ha tenido que atender cientos de incidencias en todo el país, destacando los 700 requerimientos que la borrasca ha provocado en Andalucía relacionados con anegaciones parciales de viviendas, locales y garajes, así como por acumulaciones de balsas de agua en carreteras principales. Entre ellas, las autoridades tuvieron este domingo que rescatar a dos personas que se habían quedado atrapadas en su coche por la crecida de la corriente en la localidad sevillana de Aznalcázar. De la misma forma, las autoridades han tenido que rescatar este lunes a otro hombre de 27 años que se había quedado atrapado en un puente debido a la crecida del río Guadalquivir.

Cataluña, por su parte, también ha sufrido en gran medida la borrasca Nelson. Allí las precipitaciones han llegado estos días a destrozar algunas playas que se han quedado sin arena, a cortar algunas calles o, a producir la caída de numerosas palmeras. La situación ha sido complicada para una gran cantidad de comercios, que han tenido que extraer el agua que había penetrado en sus instalaciones.

La Semana Santa más lluviosa del siglo

A pesar de que la borrasca ha impedido la celebración de las fiestas y el paso de las procesiones con normalidad, la lluvia ha traído vida a ríos y arroyos que estaban secos y ha supuesto un alivio para el campo, especialmente para muchos agricultores a los que la falta de agua les estaba llevando a una situación de incertidumbre sobre su futuro. Tal ha sido el nivel de lluvias que esta Semana Santa se ha establecido así como la más lluviosa de lo que llevamos de siglo. Las intensas precipitaciones de estos días han dejado unos ríos que ahora amenazan con desbordarse, como es el caso del Guadalquivir, a su paso por Córdoba, donde la crecida de este río ha obligado a activar la alerta roja y al cierre de varios recintos en algunas localidades.

Nelson ha servido también para que los embalses experimenten un aumento considerable de sus niveles. A la espera de conocer los datos generales sobre el nivel de los embalses que publica cada martes el Ministerio para la Transición Ecológica, las cuencas andaluzas han conseguido elevar sus cifras hasta el 40% de capacidad. La situación sirve así para dar un respiro especial a Andalucía, una comunidad muy afectada por la sequía y donde han caído estos días más de 100 litros por metro cuadrado al día en algunas zonas. El pico de las precipitaciones se ha producido, de hecho, en el municipio de Grazalema, en Cádiz, donde han caído hasta 456 litros por metro cuadrado.

La misma situación generalizada de lluvias abundantes la han vivido también en Cataluña. En esta Comunidad las precipitaciones han conseguido que los embalses suban hasta el 16,3% según los datos de la Agencia Catalana del Agua. Es un 0,3% más de agua que el que se estableció para declarar la situación de emergencia en la región.

Así, con esta misma cantidad de agua semanas atrás, la situación era de excepcionalidad, no de emergencia. Sin embargo, este nivel y sus consiguientes restricciones no se eliminarán de inmediato, ya que los embalses podrían volver a descender en las próximas semanas. Pese a ello, el Govern confía en que si las reservas siguen aumentando y las previsiones meteorológicas acompañan, sí se pueda volver, al menos, a la fase de excepcionalidad.

Lluvias más limitadas

Con la borrasca ya fuera de la Península, la situación tenderá a mejorar. Según la Agencia Estatal de Meteorología, la semana seguirá contando con una gran nubosidad, pero también se producirá un nuevo aumento de las temperaturas. Para este martes, un nuevo frente seguirá dejando lluvias, pero se limitará a Galicia, Asturias y en el noroeste de Castilla y León. Estas irán acompañadas de fuertes rachas de vientos y, además, se podrán extender hasta otros puntos del Cantábrico, del norte de Extremadura o de Castilla y León, aunque de forma más débil.

En el resto de la Península se espera que los cielos se mantengan con intervalos nubosos, pero sin lluvia, y que las temperaturas vayan experimentando un ascenso de forma clara. En puntos como el valle del Ebro o Guadalquivir se superarán incluso los 20 grados.

El miércoles, las lluvias seguirán acotadas en puntos de Galicia, del sur de Castilla y León, así como en el norte de Extremadura y en los Pirineos, pero serán ya precipitaciones bastante débiles. Lo más destacado de esta jornada, según la Aemet, es que las temperaturas continuarán subiendo, sobre todo en la mitad oeste peninsular. Se prevén incluso los 25 grados en puntos del Mediterráneo.

Para el jueves este ascenso será ya generalizado en toda la Península, con máximas que pueden llegar hasta los 18 o los 20 grados en todo el país. Sin embargo, este día llegará otro frente que también dejará lluvias en Galicia, unas precipitaciones que podrían llegar a continuar y a extenderse durante este fin de semana a otras zonas del oeste y del este de la Península.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.