La nueva ley hipotecaría dejará a los clientes más protegidos, pero con hipotecas más caras

PABLO RODERO

Firma de una hipoteca

La nueva ley hipotecaria que entró en vigor el pasado domingo ha sido valorada positivamente por todas las partes afectadas. Los bancos ven sus seguridad jurídica blindada ante nuevas demandas por prácticas abusivas y los clientes se libran de gastos administrativos y quedan más protegidos por ley.

Sin embargo, el efecto a medio plazo podría ser un aumento de precio de las hipotecas mientras que varios aspectos han quedado sin regular como la dación en pago o las cesiones de crédito, en lo que los expertos consultados consideran una oportunidad perdida. Estos son los principales pros y contras de la nueva ley para clientes y bancos.

Clientes más protegidos

El fin de las cláusulas abusivas y el endurecimiento de los requisitos para practicar desahucios son las medidas mejor valoradas de la nueva ley por los clientes hipotecarios. Sin embargo, desde la Asociación para la Defensa de Consumidores y Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (Adicae), advierten de que el cumplimiento de la ley deberá ser estrechamente vigilado.

Manuel Pardos, presidente de Adicae, admite que la nueva ley trae "avances" para el cliente, pero anuncia la creación de un observatorio para vigilar su cumplimiento.

El endurecimiento de los requisitos para que la entidad realice un deshaucio –el impago de 12 cuotas en la primera mitad del préstamo y 15 cuando ya se ha cumplido la mitad– hace de las hipotecas algo "muchísimo más equitativo", declara Guillermo Rocafort, profesor de Derecho de la Empresa de la Universidad Europea de Madrid.

No habrá dación en pago

La gran ausente del nuevo texto legal ha sido la dación en pago, una fórmula reclamada habitualmente en los últimos años por las organizaciones anti-desahucios por el cual la entrega de la vivienda al banco permitía solventar la deuda tras una ejecución hipotecaria.

"La garantía del contrato hipotecario debe ser la casa, cualquier otra cosa nos parece un abuso que habrá que corregir", declara Pardos, de Adicae. Esta asociación se muestra también muy crítica con la ausencia de moratorias para casos especiales que permitan evitar los desahucios.

"Me parece una mala noticia que no se haya legislado la dación en pago, porque es algo que está en la mayoría de los países y protege al deudor y le habría dado mucha más seguridad jurídica", declara el profesor Rocafort, que también considera una "oportunidad perdida" que la ley no haya entrado a legislar las cesiones de crédito a fondos especulativos por parte de las entidades bancarias.

Los bancos ssumen los gastos

Desde el punto de vista de los bancos, el principal cambio será que, a partir de ahora, tendrán que asumir la práctica totalidad de costes administrativos de las hipotecas. El proceso también será más lento y complejo, dado que tendrán que llevar a cabo controles mucho más estrictos sobre las personas a las que conceden préstamos hipotecarios.

"La ley es un poco pesada porque, quizás por un exceso de protección del cliente, lo que va a producir es una cierta ralentización en los procesos", declara Santos González, presidente de la Asociación Hipotecaria Española (AHE). "Si todo esto redunda en que la clientela está más tranquila, bienvenido sea", añade el presidente de la asociación bancaria.

La duda está en si el aumento de costes para la banca repercutirá en hipotecas más caras para los consumidores, una posibilidad que el propio González admite que podría ocurrir.

Seguridad jurídica

Todas estas nuevas cargas que tendrán que ser asumidas por las entidades se ven compensadas por el gran triunfo de la banca con esta nueva ley: el fin de la interminable lista de batallas judiciales en las que se había visto inmersa en los últimos años.

"Toda las cláusulas abusivas pasan a estar controladas por norma imperativa", explica la doctora Alicia Agüero, investigadora de en el Centro de Estudios de Consumo de la Universidad de Castilla-La Mancha. "Esto quiere decir que estas cláusulas quedan excluidas del control de abusividad ejercido por jueces y tribunales".

Esto supone, según Agüero, que la ley crea un "puerto seguro" en el que los bancos están blindados frente a demandas de consumidores que aleguen que no conocían los detalles de alguna cláusula.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.