La 'nueva normalidad' de la Covid-19 dispara la demanda de alquiler de piscinas privadas por horas

La 'nueva normalidad' que ha traído la pandemia de la Covid-19 ha obligado a implantar estrictas medidas de seguridad en las piscinas públicas o colectivas y, en consecuencia, ha disparado la demanda de alquiler de las privadas por horas. Portales como Swimmy o Piscilovers son algunas de las plataformas que ofrecen piscinas privadas por tarifas que comienzan en los 12 euros por persona y por cuatro horas.

"Te ofrecemos una piscina de 10x5 metros, jardines, algunos juegos para los peques, terraza, barbacoa, aseo junto a la piscina en aproximadamente 1000 metros cuadrados de una parcela de 2000 m2. Recomendamos a los peques traer calcetines antideslizantes o similar. Aparcamiento hasta 4 coches. Se alquila a una sola familia o grupo de mínimo de 8 adultos + niños y hasta 20 personas". Este es uno de los anuncios que se puede leer en la web de Swimmy, de un propietario que ofrece la piscina de su vivienda particular, en Las Rozas (Madrid).

Esta empresa, que surgió en 2017 en Francia -donde cuenta más de un millar de propietarios inscritos y unos 30.000 usuario-, llegó a España el verano pasado. El llamado 'Airbnb de las piscinas' cuenta con ofertas en ciudades como Madrid, Sevilla o Barcelona. Muchos anuncios ya han colgado el cartel de completo para todo el verano.

"La Covid nos ha facilitado". "Desde el 11 de mayo ya teníamos reservas y desde el 25 de mayo se dispararon completamente. Las personas tenían ganas de volver a verse y era muchísimo más fácil en una piscina privada que pública. Hemos tenido un mayor volumen de reservas que el año pasado", exponía la directora de comunicación de Swimmy, Annaïs Ferrández, en un foro de marketingdirecto.com celebrado la semana pasada.

Piscilovers es otra plataforma que busca atraer a los ciudadanos que este verano se queden sin piscina ante la reducción del aforo de las públicas o el cierre de las de sus urbanizaciones, en el caso de que el aumento de los gastos de limpieza de esta instalación haya obligado a los vecinos a cerrarla este año.

En su web explican que su misión es "acercar anfitriones que quieren dar rentabilidad a sus piscinas con total seguridad y usuarios que quieren disfrutar de ellas de una forma más privada".

Estas plataformas han visto en las atípicas circunstancias de este verano, marcado por la distancia de seguridad que impone la Covid, una oportunidad de negocio, no solo para refrescarse y darse un chapuzón, sino también para organizar una fiesta.

"Nos encargamos de hacer que aquellas personas que buscan una piscina para una fiesta, evento o una tarde con amigos y familia puedan tenerla de una forma accesible, alquilándola. Imagina que somos como esas grandes plataformas de alojamientos, solo que en lugar de alquilar un apartamento alquilamos una piscina", explican en la propia plataforma online.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.