Las nuevas toallitas hidroalcóholicas de Mercadona: ¿suponen un problema medioambiental?

Dos de las medidas preventivas más eficaces para reducir el riesgo de contagio y evitar la transmisión de la Covid-19 es el uso de mascarilla y la higiene de manos. Así, las autoridades sanitarias recomiendan lavarse las manos de forma regular con agua y jabón o con una solución hidroalcohólica a base de alcohol desinfectante.

En este sentido, desde el Consejo General de Enfermería (CGE) aconsejan leer el etiquetado de cualquier producto hidroalcohólico y comprobar que contenga la concentración de alcohol adecuada para que actúe como desinfectante frente a los microorganismos. Para que tenga efectividad, este debe contener entre un 70% y un 90% de alcohol.

Los geles desinfectantes se han convertido en un elemento indispensable en nuestra vida diaria, sobre todo cuando estamos fuera de casa y no disponemos de jabón y agua.

Por ello, Mercadona ha incluido en la línea de productos de sus establecimientos unas toallitas hidroalcohólicas desechables para manos que contienen un 75% de alcohol, tal y como señalan en un comunicado.

La compañía de supermercados ya vende 12.000 unidades diarias de este nuevo producto que también contiene glicerina para aportar suavidad a las manos. Se comercializan bajo la marca Deliplus en cajas con 22 sobres monodosis para su utilización en cualquier momento y lugar.

Las toallitas desechables tienen un fuerte impacto medioambiental. Tal y como destacan desde Greenpeace, la compra de toallitas húmedas ha aumentado casi un 50% desde el inicio de la pandemia y señalan que supone "un problema económico, medioambiental y sanitario". Los costes para eliminarlas de los sistemas de evacuación y depuración pueden alcanzar los 1.000 millones de euros anuales, solo en Europa.

Además, subrayan, "las toallitas y otros elementos plásticos arrojados indebidamente a la red de saneamiento, además de producir atascos, se van desintegrando en microplásticos y terminan directamente en cauces, ríos y mares". Esto supone que pueden tardar más de 100 años en degradarse en fragmentos más pequeños.

En este sentido, algunos usuarios se han preguntado si realmente es necesario este producto. Así, han alertado del problema que supone su lanzamiento al seguir generando un mayor volumen de residuos en un contexto marcado por una crisis climática.

La compañía, por su parte, ha aclarado que su objetivo es "reducir el uso de plástico y evitar que se convierta en un desperdicio". También ha destacado que tienen un plan de acción para 2025 con un triple objetivo: reducir un 25% el plástico, que los envases de sus productos sean reciclables y el reciclaje de todos los residuos plásticos.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.