Orina de color rojo, ¿cuáles son sus posibles causas?

Si vamos al baño y al limpiarnos nos damos cuenta de que nuestra orina tiene un color rojo, es normal que nos alarmemos. Puede que este sea más o menos intenso y, para ello, debemos revisar el inodoro antes de tirar de la cisterna. ¿La orina tiene un color rojo intenso o es, más bien, rosado? Esto va a ser importante para determinar, lo más exactamente posible, qué es lo que está pasando.

Una de las posibles causas que pueden provocar que la orina tenga un color rojo es que haya sangre en ella. El color puede ser rosa o rojo, algo que va a depender de "la cantidad de sangre presente, el tiempo que haya estado y el grado de acidez de la orina", tal y como explica el Manual MSD.

La razón más frecuente que hay detrás de la hematuria en la orina es una infección de orina, aunque también puede deberse a una infección de la próstata o a cálculos que estén presentes en el tracto urinario. Estos, durante la micción, dañan el conducto por donde pasa la orina y, por eso, esta sale con restos de sangre. Un análisis de orina será importante para clarificar la causa.

Puede parecer una broma, pero algunos medicamentos, en especial laxantes, dejan claro en el prospecto que pueden teñir la orina de rojo. Si revisamos en el Vademecum lo que se dice sobre el laxante Ex-lax, vemos que en la parte de "reacciones adversas" está la de "coloración de la orina". Por lo tanto, si esto ocurre, conviene ponerlo en conocimiento del médico.

Por otra parte, son los alimentos los que también pueden provocar que la orina se vuelva roja. Tomar remolacha en grandes cantidades. Debido al pigmento que tiene, la orina se tiñe de rojo y no hay que asustarse. En posteriores visitas al inodoro, es muy posible que la orina ya presente su color habitual.

La metahemoglobinemia puede ser otra de las causas que provoquen una orina de color rojo. Este diagnóstico se recibe cuando la sangre presenta un nivel elevado de metahemoglobinemia, lo que provoca que los tejidos reciban muy poco oxígeno. Esto puede llevar a la muerte de la persona si es muy intensa por lo que conviene buscar ayuda rápidamente y no esperar.

Como consecuencia de la metahemoglobinemia, la sangre se puede volver roja, lo que sería una señal de alarma que permitiría solicitar ayuda médica cuanto antes. No obstante, antes de sacar conclusiones es fundamental que se hagan pruebas de orina. Quizás solo sea una infección.

Existen otras posibles causas que pueden hacer que la orina se tiña de rojo, pero son menos frecuentes. Estas son las siguientes:

Si bien la orina de color rojo no suele ser una señal más allá de que hay una infección de orina, sí es importante someterse a unos análisis para comprobar que todo está bien. De esta forma, no solamente nos quedaremos más tranquilos, sino que podremos tratar lo que está provocando que nuestra orina haya cambiado de color de forma inesperada y de un día para otro.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.