Pepe Álvarez, de UGT, sobre las protestas del campo extremeño: "Es la derecha terrateniente, carca"

El secretario general de CCOO, Unai Sordo, y su homólogo de UGT, Pepe Álvarez, han criticado las afirmaciones del presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, y de algunas organizaciones agrarias en torno a los problemas que pueda tener el campo para asumir la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), que consideran que tiene otros problemas estructurales como los precios, que son los que hay que atajar.

Así lo han expresado los secretarios generales de CCOO y UGT, quienes se han referido a esta cuestión poco antes de participar en la jornada de celebración del quinto aniversario de la Cátedra de Sindicalismo y Diálogo Social de la Universidad de Valladolid. En este contexto, Unai Sordo considera "una salida de tono sin mucha base real" que Fernández Vara establezca una relación entre el SMI y el paro que refleja la Encuesta de Población Activa (EPA) en Extremadura.

Sordo ha recordado que el SMI de 950 euros no ha entrado en efecto y la EPA recoge datos de 2019, por lo que "no es muy lógico, simplemente por una cuestión de tiempos", que el salario mínimo tenga que ver con la evolución del empleo en el último trimestre en Extremadura.

Además, ha añadido que el SMI a 900 euros se subió el 1 de enero de 2019 y los datos empleo Extremadura no han sido malos en ese ejercicio, salvo en el último trimestre. "Por lo que no parece muy lógico, muy científica la explicación del presidente", ha aseverado.

Así, ha agregado que el campo tiene problemas estructurales "que no se pueden resolver con salarios de miseria" y cree que Fernández Vara tiene que "pensar en otra solución al problema", pero no sólo él, sino el conjunto de las administraciones públicas en España, empezando por Gobierno y Ministerio de Agricultura.

Por su parte, Pepe Álvarez ha criticado que el presidente extremeño haya salido de manera "tan rápida" a hacer una valoración en relación con un dato "que hay que analizar con más tranquilidad y seguramente mirando a la cara a todos los ciudadanos de Extremadura".

El líder de UGT ha aclarado que las movilizaciones por la situación del campo que se suceden estos días en España cuentan con un manifiesto de todas las organizaciones convocantes en el que no aparece como reivindicación que no se incremente el SMI.

Sin embargo, ha señalado como responsables de esta petición a algunas organizaciones del campo, generalmente que representan "a los grandes terratenientes", pero ha rechazado que sea el problema por el que se manifiestan las organizaciones agrarias.

Al contrario, Álvarez cree que los problemas de los agricultores en el país no vienen como consecuencia del SMI y, a su juicio, "sería estúpido" pensar que 2,5 euros por persona y día que aproximadamente representa el aumento a 950 euros del SMI sea un "gran problema" para una persona que recolecta "miles de kilos, que mueve toneladas de productos en el país".

El secretario general de UGT ha concretado que en muchos casos se van porque los salarios son "incompatibles" con tener una vida "en dignidad" porque, aunque hay cosas más baratas, desde el punto de vista del acceso a la cultura o de la movilidad "es mucho más caro" vivir en un pueblo pequeño que en una gran ciudad.

Así, ha reclamado a la Junta de Extremadura que no se deje llevar por las movilizaciones y las grandes declaraciones "de la derecha terrateniente, carca", que intenta mantener una situación en el campo "de sumisión" y piensen en la mayoría de ciudadanos de la comunidad que ya viven en una situación "de miseria salarial" o en las pensiones que tienen tanto allí como en Andalucía.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.