El plasma convaleciente, la esperanza para tratar a los niños con Covid-19

Los niños han sido el grupo demográfico menos afectado por la Covid-19 y casi siempre se les ha tenido más en cuenta como vectores de contagio que como pacientes desde el inicio de la pandemia.

Sin embargo, el aumento del número de infecciones, también entre los más jóvenes, está haciendo que cada vez más niños pasen la enfermedad con síntomas graves, sin un tratamiento específico con el que poder tratarlos.

El plasma extraído a pacientes recuperados de Covid-19 se presenta como una de las opciones más efectivas, según se pudo comprobar con un estudio realizado por médicos de la Universidad de Pennsilvania, en Estados Unidos, publicado el mes pasado.

"El plasma convaleciente puede ser muy beneficioso para pacientes que están en la fase inicial de la enfermedad y no han generado aún anticuerpos endógenos", concluyen los científicos de la Universidad de Pennsylvania en el artículo publicado en la revista Pediatric Blood & Cancer.

"Existen datos que nos indican que la administración de plasma puede ser eficaz en pacientes graves, especialmente si se administra en la fase precoz de esta enfermedad", declara Javier Martínez Sanz, Portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica.

Durante el confinamiento, los niños estuvieron particularmente protegidos al no tener que salir en ningún momento de sus casas, al contrario que la mayoría de adultos, por lo que el número de contagios de menores de 15 años fue prácticamente nulo.

Una vez puesto fin al confinamiento, están tan expuestos al virus como el resto de la población y, siendo algo más de un 7% de la población, desde el 10 de mayo, representan en torno a un 12,4% del total de los contagios, 33.743 a fecha 9 de noviembre, según datos del Instituto de Salud Carlos III.

Si acudimos a los casos graves, su porcentaje disminuye drásticamente, demostrando que la enfermedad es, generalmente, mucho menos severa en los niños que en los adultos. Solo un 3,8% de los ingresos hospitalarios por Covid desde el 10 de mayo son menores de 15 años y solo 26 han requerido paso por la UCI en esta segunda ola. Cinco bebés representan los únicos fallecidos de este grupo de edad en este periodo.

"Hasta la fecha hay muy pocos datos de este tratamiento en niños. Existen experiencias con pocos pacientes que hasta el momento muestran que probablemente se trate de un tratamiento seguro en esta población", señala el doctor Martínez.

Los investigadores de Pennsylvania, reconocen las debilidades en la corta muestra de su estudio, en el que participaron solo cuatro pacientes de entre 14 y 18 años, pero señalan que los resultados son esperanzadores. "El pequeño tamaño de nuestro estudio impide extraer conclusiones definitivas sobre su eficacia, sin embargo, la excelente respuesta clínica en estos pacientes es alentadora".

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.