El precio de los combustibles provoca 15 días de protestas indígenas en Ecuador que ponen en jaque al presidente

Ecuador vive intensas protestas en la calle desde hace 15 días contra el gobierno del presidente Guillermo Lasso. Desde el 13 de junio se suceden los bloqueos de carreteras y los choques violentos entre la policía y los manifestantes, que ya han dejado al menos 6 muertos y 400 heridos.

Estas dos semanas de protestas y enfrentamientos han estado encabezadas por la comunidad indígena que exige al Ejecutivo reformas sociales y económicas. Y lo hacen en un contexto de creciente inflación y desempleo.

Las demandas de quienes se movilizan son varias, pero hay dos fundamentales: bajar el precio de las gasolinas y frenar la expansión minera y petrolera en los territorios indígenas.

De lo primero, los números dan una idea de la situación: el precio del diésel ha pasado en dos años de 1 dólar el galón (3,8 litros) a 1,90 y la gasolina de 1,75 a 2,55. Pero para ponerlo en contexto hay que tener en cuenta que el sueldo mínimo asciende en Ecuador a unos 425 dólares mensuales.

Protestas indígenas

Las protestas fueron convocadas por la Conaie, un grupo que aglutina a las poblaciones originarias del país. A la comunidad indígena se han unido en distintas manifestaciones asociaciones de trabajadores y estudiantes universitarios.

Al frente está Leonidas Iza, líder de Conaie desde 2021. Ya estaba en 2019 y con parecida causa. En aquel entonces, grupos campesinos se manifestaron contra la subida del precio de los combustibles, frente al presidente Lenín Moreno.

En 2022, muchas de las demandas de los grupos indígenas siguen siendo las mismas. Piden la reducción de precios de productos de primera necesidad, el respeto a los derechos de los pueblos indígenas, la no privatización de empresas públicas y la no proliferación de la actividad minera y energética, especialmente en la parte ecuatoriana del Amazonas.

Le pido al presidente que tenga cinco sentidos para entender la realidad de la mayoría del pueblo ecuatoriano. Estamos viviendo en la crisis... no soportamos más"

Inicialmente, aquel 13 de junio, las manifestaciones se concentraron en la región norteña de Pichincha (incluida la capital, Quito), Cotopaxi e Imbabura. Pero con el paso de los días las movilizaciones se han ido extendiendo a la mayoría de las 24 provincias de Ecuador, protestas que han consistido básicamente en el bloqueo de carreteras.

El 18 de junio, el presidente Lasso acabó decretando el estado de excepción por 30 días en las tres regiones más afectadas (las antes mencionadas). Horas más tarde emitió otro decreto de emergencia para incluir también a las provincias de Chimborazo, Tungurahua y Pastaza.

Este sábado el líder indígena le decía al presidente de Ecuador que tuviera "cinco sentidos para entender la realidad de la mayoría del pueblo ecuatoriano". "Estamos viviendo absolutamente en la crisis y (...) no soportamos más", dijo Iza. Ese día tuvo lugar el primer contacto entre las partes, coincidiendo con el levantamiento del estado de excepción.

Fruto de esos encuentros, Lasso anunciaba este domingo una bajada de 10 centavos del precio de los combustibles. El gasóleo pasa de 1,90 a 1,80 el galón y la gasolina, de 2,55 a 2,45 dólares. Pero el movimiento indígena pide una rebaja de 40 centavos y ya ha calificado de insuficiente la oferta del presidente.

Conaie pide un incremento del subsidio a las gasolinas y aunque el ministro de Gobierno, Francisco Jiménez, ha calificado las demandas como "causas justas", asegura que el Gobierno no puede aumentar ese subsidio. Según cálculos que menciona el diario ecuatoriano El Universo, el país ya gasta 3.226 millones de dólares en ayudas a gasolinas y gasóleos, un 13,2% de los ingresos del Estado.

Pero hay más. La comunidad indígena pide más que una reducción del precio de los carburantes. Además de frenar la expansión minera y petrolera en los territorios indígenas, la Conaie exige también:

  • Una moratoria de un año en el sistema financiero para que las familias paguen sus deudas.
  • Garantizar el empleo y los derechos laborales.
  • Que haya precios justos en los productos del campo.
  • Respetar los derechos colectivos.
  • No privatizar los servicios estratégicos.
  • Desarrollar políticas para controlar la especulación en los precios.
  • Otorgar mayor presupuesto para salud y educación.
  • Adoptar medidas para mejorar la seguridad.

Una moción de censura contra Lasso

Fruto de las protestas, la Asamblea Nacional debate estos días una posible moción de censura contra el presidente Lasso. Es iniciativa de Unión por la Esperanza, partido afín al expresidente Rafael Correa, que invoca un artículo de la Constitución que menciona la posibilidad de destitución en caso de “grave crisis política y conmoción interna”.

Para destituir al presidente y convocar elecciones, los llamados "correístas" han activado el procedimiento de disolución conocido en Ecuador como muerte cruzada. Se le llama así porque implica el fin anticipado y simultáneo de las funciones de los poderes ejecutivo y legislativo.

Si la moción de censura fuera aprobada llevaría a Ecuador a unas elecciones anticipadas. Pero no parece que las cuentas les salgan a los opositores. Necesitan 92 de 137 votos (dos tercios de la Asamblea), pero de momento se han garantizado sólo 77 votos a favor de la muerte cruzada, al menos de manera pública.

En cualquier caso, el presidente ha denunciado un intento de golpe de Estado en su contra, aprovechando las protestas indígenas. La Asamblea Nacional retoma este martes el debate de la petición de destitución de Lasso.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.