Prohens dice ser víctima de una "herencia envenenada" y acusa a Armengol de no informarle de la "estafa" de las mascarillas

Marga Prohens, sucesora de Francina Armengol al frente del Gobierno balear, ha asegurado este lunes desde el Congreso de los Diputados que no supo de la "estafa" de la trama Koldo en la venta de mascarillas a la comunidad hasta que se destapó el caso en febrero de este 2024. La dirigente popular ha acusado a Armengol de dejarle "una herencia envenenada" en forma de 1,4 millones de mascarillas caducadas en un almacén de las islas. El Gobierno de Baleares del PP será investigado por la Fiscalía Europea por dejar caducar un expediente de reclamación a la empresa de la trama Koldo iniciado por la Administración de su antecesora.

Prohens ha acudido hoy a comparecer en la Comisión de Investigación del Congreso sobre posibles tramas de corrupción durante la pandemia, como ya lo hicieron previamente miembros de su administración y del anterior Gobierno balear, incluida la propia Francina Armengol. Todo ello porque Soluciones de Gestión, la empresa central del caso Koldo, vendió 1,4 millones de mascarillas a la comunidad a cambio de 3,7 millones de euros.

Fue el Govern de Francina Armengol el que firmó este contrato para recibir mascarillas de tipo FFP2. El entonces director del Servicio de Salud de Baleares, Manuel Palomino, contactó con Koldo García para realizar el contrato, como dijo él mismo en la Comisión de Investigación del Congreso. Las mascarillas, compradas como FFP2, no pasaron los controles de calidad del Centro Nacional de Material de Protección, con lo que sólo podían ser equiparables a las del modelo KN95.

Y sin embargo, en aquel momento la Administración que presidía Armengol las conservó y no reclamó una devolución de la diferencia de precio entre ambos. Más aún, el Gobierno balear emitió un certificado de conformidad con Soluciones de Gestión. Según aclaró Armengol al ser interrogada en la Cámara que preside, en aquel momento "las mascarillas KN95 estaban asimiladas por el Ministerio de Industria con las FFP2". Con lo cual, las mascarillas no eran "fake", sino que simplemente eran de otro tipo.

El asunto es que para el uso hospitalario se requerían mascarillas FFP2, con lo que la oposición considera que Armengol fue "estafada". Así lo ha expresado este lunes Marga Prohens, lamentando la "herencia envenenada" que le dejó la actual presidenta del Congreso. Poco antes de dejar el Gobierno balear, que tras el 28 de mayo de 2023 pasó a manos del PP, el equipo de Armengol solicitó una compensación a Soluciones de Gestión.

Se trataba de pedir a la empresa la diferencia correspondiente al precio de las FFP2 y las KN95, 2,86 millones de euros. Lo hizo el propio Manuel Palomino una vez se había levantado el estado de alarma, según reconoció en el Congreso de los Diputados. Tras las elecciones del 28 de mayo, Prohens fue investida presidenta y su Gobierno no continuó con el expediente, que caducó en enero de 2024 antes de ser resuelto.

Las explicaciones de esta caducidad difieren según a quién se pregunte. La Guardia Civil en el marco de la investigación a la trama de Koldo García, incluyó en sus informes conversaciones que mantuvieron los principales cabecillas de la corruptela una vez sabían que había una investigación en marcha. En estas conversaciones hablaban de presionar al Gobierno del PP en Baleares para que dejara caducar el expediente, como finalmente pasó. En base a estos informes, el PSOE ha acusado este lunes a la presidenta balear de "dejar caducar" el expediente de reclamación.

Pero Prohens asegura que no tuvo "ningún tipo de información" sobre el expediente antes del 21 de febrero de 2024. "El Gobierno de Armengol me lo ocultó", ha afirmado la popular este lunes durante su interrogatorio en el Congreso. Según ha relatado, se enteró de la trama el 21 de febrero de este año "a través de un teletipo" sobre la detención de Koldo García y otros investigados. "Entonces decidí llamar a la consellera de Salud y al director del Servicio de Salud de las Islas Baleares", ha continuado.

Y descubrieron que se había iniciado un expediente para reclamar el importe a Soluciones de Gestión. Así que Prohens decidió "mandar auditar todo el expediente y reclamar por todas las vías posibles la totalidad del contrato". La presidenta ha explicado que aquella reclamación iniciada por el Gobierno de Armengol era "débil". A su juicio, lo lógico es reclamar el importe total que pagó el Govern utilizando Fondos Europeos, en vez de reclamar únicamente la diferencia de precio entre las mascarillas FFP2 y las KN95.

"No entiendo por que el Govern debería regalarle un millón de euros a la trama corrupta", ha zanjado Prohens para asegurar después que su Ejecutivo va a intentar "por todas las vías posibles, la administrativa y si cabe la penal", conseguir recuperar "los 3,7 millones de euros".

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.