Protegerse contra las 'fake news': las claves de la guía de la Policía Nacional contra los bulos del coronavirus

La Policía Nacional ha elaborado una guía en la que da consejos a la ciudadanía para que pueda protegerse ante el aluvión de bulos y 'fake news' que circulan por redes sociales a tenor de la pandemia de coronavirus.

Estas noticias falsas pueden suponer un peligro, por lo que es importante frenar su difusión y no dejarse engañar. A menudo, sus objetivos son generar alarmas innecesarias, desprestigiar la imagen de personas, empresas o instituciones, manipular las decisiones de los ciudadanos o incluso impulsar la compra en masa y otros fines económicos.

Cuando una persona recibe uno de estos mensajes, hay varias formas de comprobar su veracidad o fiabilidad. Policía Nacional recomienda cinco métodos.

Estas cinco pautas, que son las que ofrece la Policía Nacional, se refieren respectivamente a realizar "una búsqueda rápida" del contenido de la noticia; "acudir a fuentes oficiales"; desconfiar de "imágenes corporativas, logos sellos o cualquier otro intento de hacerlo oficial"; identificar al emisor de la noticia "para saber si es opinión o información subjetiva"; y "evitar convertirse en un peón para difundir mensajes falsos". Estos procesos buscan identificar algunas características claves de la pieza de información, que pueden resumirse en x preguntas sencillas.

Es decir, cuál .es su fuente. Para ello, se puede 'googlear' el texto o parte de el, lo que debería arrojar una rápida respuesta sobre su fiabilidad. A menudo, nos encontraremos con noticias antiguas, hechos exagerados o 'pseudonoticias', conjeturas y teorías sin datos sólidos detrás. Además, si lo que hemos recibido es una publicación de un perfil o cuenta anónima en una red social, debemos considerarlo un indicio inmediato para sospechar.

Finalmente, en este último caso y si aún quedan dudas, prestando atención a la actividad y seguidores de la cuenta podremos reconocer los 'bots', o cuentas robot, un instrumento usado de forma habitual para difundir información falsa.

Otra buena estrategia es contrastar la información en cuestión. Si se trata de una noticia verificada, lo habitual será que la recojan varios medios de información (aunque puedan contarla de diferentes maneras). Por tanto, acudir a medios de confianza y a fuentes oficiales es un método rápido para comprobar la veracidad.

Aún así, incluso en los grandes medios de comunicación es recomendable buscar dentro de la información referencias o enlaces a fuentes oficiales, medios locales u otras páginas, lo que refuerza la credibilidad de la noticia o artículo.

El hecho de que la información venga acompañada de una imagen no debe, en principio, ser considerado como un indicador de veracidad. En este sentido, Policía Nacional aclara que "a veces una imagen no vale más que mil palabras".

Precisamente, es frecuente que se difundan bulos en los que se presenta una imagen, ya sea fotografía o vídeo, y en el texto se indique que fue tomada en un lugar y momento diferentes a los reales. Además, los creadores de 'fake news' acuden con frecuencia a programas de retoque fotográfico y edición de imagen con los que pueden llegar a lograrse resultados muy verosímiles.

Por ello, no debemos considerar la imagen una prueba de que lo contado es real, sino que aún así debemos seguir atendiendo a todos los aspectos para valorar como de fiable es el mensaje.

No es raro encontrar que algunos usuarios de redes sociales compartan piezas de medios humorísticos y de carácter satírico o de opinión creyendo que se trata de noticias reales. Por ello, es importante saber identificar este tipo de medios, lo que puede hacerse revisando su página web en busca de noticias evidentemente satíricas.

Por otra parte, los artículos de opinión pueden contener información que, "aunque no sea estrictamente falsa", señala la Policía, no sea información objetiva. En este caso, conviene buscar la firma del autor, ya que esta clase de artículos suelen ir firmados.

La difusión de bulos y noticias falsas no es un fenómeno inocente. Existen varios creadores de estas informaciones que lo hacen por una infinidad de motivos. Las investigaciones al respecto, como las llevadas a cabo por el CIDOB (Barcelona Center for International Affairs) apuntan a varios perfiles distintos.

Así, parte de ellas serían meras 'bromas', mientras que detrás de otras pueden estar grandes empresas que buscan ganar dinero obteniendo un gran número de 'clics' o gobiernos extranjeros que buscan la desestabilización política o económica generando confusión (una táctica muy empleada por Rusia a través de bots).

Por tanto, entender la intencionalidad de una información puede ser de gran ayuda a la hora de identificar otras de la misma clase.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.