Rato: "Rajoy me echó de Bankia"

EFE

  • Según el exministro, su salida de la empresa fue el inicio de una "intervención política" del ejecutivo popular en la entidad bancaria.
  • Afirma, además, que el Banco de España no se oponía a la salida a Bolsa de Bankia en las condiciones en que se hizo.

Rodrigo Rato

El expresidente de Bankia, Rodrigo Rato, ha declarado hoy ante la Audiencia Nacional que su marcha de la entidad el día siete de mayo de 2012 vino causada directamente por el entonces Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, algo que Rato ha calificado como "intervención política".

Igualmente, ha afirmado que en ningún momento el Banco de España mostró reparos a que la entidad saliese a Bolsa en julio de 2011, con un fuerte descuento, ya que el objetivo era ejecutar la operación antes de septiembre para evitar tener que "entregarles las llaves": es decir, la nacionalización de Bankia.

Ante la sección cuarta de la sala de lo Penal ha explicado que el organismo regulador "No estaba transmitiendo que a un determinado precio la acción no merecía la pena, sino que antes de septiembre tenía que haber salido", consigna que, de acuerdo a Rato, provenía "del FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria) y la ministra" de Economía (entonces Elena Salgado).

Rato ha recordado que la salida a Bolsa "No era un negocio empresarial autónomo", sino que el Consejo de Administración se vio marcado en su decisión por una estrategia que habría partido "del Congreso de los Diputados", impulsada "por el Ejecutivo Socialista". En este sentido, insiste en que el FROB, que ya anteriormente había aportado 4.465 millones de euros para la integración de las siete cajas que acabaron dando lugar a Bankia, constató que "tenía un coste mayor" no salir a Bolsa que hacerlo al precio de 3.75 euros, lo que ya de por sí era un 74% menos de lo inicialmente estimado.

Según el exministro, el Supervisor del Banco de España, Jerónimo Martínez Tello,  instaba a "No preocuparse, cumplir el el plan de negocio y ver cómo la acción subía" a los representantes de la Caja de Canarias (una de las que dió origen al grupo, junto con Caja Madrid, Bancaja, Caja Ávila, Caixa Laietana, Caja de Segovia y Caja de La Rioja).

La Fiscalía ha querido referirse también a la reunión del 28 de junio de 2011, en la que se planteó como "línea roja" la necesidad de mantener la posición de control en el banco y se habló del efecto del descuento, hechos de los que había advertido el socio auditor de Deloitte, Francisco Celma, quien también está formalmente implicado en la causa.

Según Rato, este aviso fue a los "bancos colocadores", algo que califica de "sorprendente", ya que entiende que "tenía que haberlo comentado con nosotros, el FROB y el Banco de España".

La versión del que estuviera al frente del Fondo Monetario Internacional contradice a la de la Fiscalía Anticorrupción, que pide cinco años de prisión (a sumar a los cuatro y medio a los que ya ha sido condenado en el marco del caso de las "tarjetas black") por estafa a inversores. Para el ministerio público, este delito queda probado en el hecho de que los deterioros "no lucían plenamente en la contabilidad" y muestra "lo que se quería evitar", el incumplimiento del coeficiente de solvencia que determinó que apenas meses después el FROB entrase en el capital de la entidad.

Rato defiende, a pesar de todo, que entendía el debut bursátil como la oportujnidad para convertirse en "una entidad como las demás", rompiendo con un "hito histórico" para las cajas, hasta entonces entidades públicas sin socios, que ahora podían convertir preferentes en acciones, realizar acciones de capital o integrarse en fusiones, incluso aunque "no fuera en condiciones óptimas".

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.