Rusia intensifica su ofensiva sobre Lugansk después de su primera gran victoria en Mariúpol

Tras una larga lucha en Mariúpol y un intenso asedio a la acería de Azovstal, Rusia ha conseguido certificar esta semana su victoria más importante en la guerra en Ucrania hasta el momento. Con uno de los puertos más importantes de Ucrania bajo dominio, y una importante inyección de moral a sus tropas, la Federación Rusa ha proseguido este fin de semana su ofensiva para hacerse con el control de la totalidad del Donbás. La tropas rusas se centran ahora en la región de Lugansk, en el este Ucrania, donde avanza palmo a palmo.

Esta región trata de resistir ante los ataques rusos, ha reconocido el jefe de la administración regional ucraniana, Serguéi Gaidái, quien informó que se están librando combates en las afueras de Severodoneks, una las pocas localidades de Lugansk que permanecen bajo el control de las tropas ucranianas.

"Para este momento cerca del 10 % de la región de Lugansk se encuentra bajo control de Ucrania. No se puede decir dónde la situación es más complicada, porque todo el territorio de la región está bajo fuego. Todo, sin excepción", declaró Gaidái.

El foco de las acciones de combate se encuentra en el norte de la región de Lugansk, en la línea entre las ciudades de Séverdonetsk y Lisihansk, que según los expertos militares es la puerta para acceder al norte de la región de Donetsk. En caso de que las tropas rusas rompieran las defensa ucranianas en ese sector podrían intentar cercar a la importante agrupación militar que Ucrania mantiene en Kramatorsk, su principal bastión en la vecina región.

Por otro lado, Gaidai negó las declaraciones que hizo este viernes el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, acerca de que la "liberación de república popular de Lugansk concluirá próximamente", y aseguró que Rusia teme una contraofensiva ucraniana una vez que el Ejército de Ucrania reciba la cantidad suficiente de armamento occidental.

Zelenski tilda la situación de "extremadamente difícil"

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, ha tildado la noche de este sábado de "extremadamente difícil" la situación en el Donbás, en el este de Ucrania: "Como en días anteriores, el Ejército ruso está intentando atacar Sloviansk y Severodonetsk". Así, ha subrayado que "las Fuerzas Armadas de Ucrania están disuadiendo esta ofensiva (...) ningún ataque ruso dará ningún resultado". Asimismo, Zelenski ha dicho que Ucrania está haciendo todo lo posible "para volver a los tiempos de paz cuanto antes".

En este sentido, el mandatario ucraniano ha reiterado su agradecimiento a Estados Unidos por el nuevo paquete de ayuda, estimado en unos 40.000 millones de dólares (unos 37.000 millones de euros).

"Agradezco al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, la firma inmediata del paquete de ayuda de 40.000 millones de dólares para Ucrania aprobado por el Congreso de Estados Unidos. Se trata de una contribución histórica a la protección de la libertad en Europa", ha precisado.

Por otro lado, Zelenski ha explicado que durante la última jornada ha mantenido reuniones con el primer ministro de Portugal, António Costa. "Portugal está dispuesto a sumarse a la reconstrucción de Ucrania, a la reconstrucción de las escuelas y guarderías ucranianas. Y quiero recordar que durante la guerra, el Ejército ruso ya ha destruido 1873 instituciones educativas. Esta es una escala colosal de pérdidas", ha dicho Zelenski.

El presidente de Ucrania también se ha reunido con el primer ministro de Italia, Mario Draghi, y han acordado que "el sexto paquete de sanciones contra Rusia debe acelerarse". Este paquete continúa sin avanzar tras la negativa de varios países europeos, entre ellos Hungría, a no vetar el petróleo ruso.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.