Sánchez tiene un mes para investirse o convocar una repetición de elecciones

20MINUTOS / AGENCIAS

Pedro Sánchez en el Congreso

A Pedro Sánchez le queda un mes escaso para esquivar otras elecciones generales. Cuatro semanas en las que algo tendría que cambiar para evitar lo que a día de hoy parece el escenario más plausible, que los españoles y españolas sean llamados a introducir sus papeletas en las urnas de las Cortes Generales por cuarta vez en cuatro años.

El presidente en funciones solo tiene dos alternativas a las urnas, las mismas que no fructificaron en julio: un acuerdo con Unidas Podemos, nacionalistas y PRC (Partido regionalista Cántabro) o la abstención de la oposición del Partido Popular y Ciudadanos.

Vaya por delante que el PP no contempla la abstención para facilitar la investidura de Sánchez. Lo han dicho sus dirigentes, por activa y por pasiva, antes y después de la investidura fallida de Sánchez de hace un mes.

El jueves era la vicesecretaria de Política Social del PP, Cuca Gamarra, quién explicaba que en la sede de Génova creen que Pedro Sánchez solo busca "repartir culpas" de un escenario de repetición electoral que "ya ha elegido" porque cree que "puede obtener un mejor resultado".

Dijo también que el PP dice no quiere nuevas elecciones, pero que si las hay, propone abrir a Vox la plataforma España Suma (una alianza entre las fuerzas de centro derecha liderada por el PP para intentar desbancar a Sánchez de La Moncloa por la vía de evitar la fragmentación del voto si se produce una repetición electoral).

Sin embargo Vox sostiene el convencimiento de que habrá gobierno en septiembre, son los únicos que a día de hoy hacen dicha apuesta. Creen que no es descartable que sea, finalmente, con el apoyo de PP o Ciudadanos al candidato socialista.

La semana pasada Unidas Podemos llamó a la puerta del PSOE para retomar las negociaciones de un gobierno en coalición (el primero en Europa entre dos izquierdas), pero recibió un portazo de los socialistas, que aducen desconfianzas insalvables que harían muy difícil el día a día del gobierno de la nación. Los de Pablo Iglesias querían pactar unos mínimos en leyes y programa y ofrecía cuatro variables de cogobierno, "flexibles", pero que daban a los morados una vicepresidencia social y tres ministerios.

Para el PSOE, tanto para Ferraz como para La Moncloa, la opción de un gobierno de coalición "está cerrada". Es "inviable", "imposible", han dicho en las últimas horas desde ministros a cargos políticos regionales socialistas. En Ferraz consideraron "un órdago" de Podemos el documento con el que querían retomar negociaciones, e hicieron el enésimo llamamiento desde la investidura fallida a Unidas Podemos de que se pliegue a pactar un programa progresista, con iniciativas legislativas y calendario consensuado en base a las demandas de la sociedad civil, pero ejecutado por un gobierno netamente socialista.

Descartada la opción de la abstención popular y naranja, descartado también un gobierno de coalición con el PSOE, los socialistas lo fían todo a que, en el último minuto, Pablo Iglesias ceda y acepte un gobierno socialista para evitar las elecciones y la llegada de "ministros de Vox" al gobierno. No es lo que parece que quiera hacer Pablo Iglesias. La semana pasada dijo en una entrevista en televisión que no entregarían "investiduras gratis".

Con ese objetivo, Pedro Sánchez inicia una nueva ronda de contactos con los partidos que anunció antes de coger unas vacaciones en Doñana. Sánchez buscará en los nacionalistas y regionalistas apoyo para presionar a Podemos en esta línea. Podrían celebrarse reuniones con PNV, PRC y partidos nacionalistas catalanes, antes de las que Sánchez tendrá con Unidas Podemos, el PP, y Ciudadanos, aunque esta última es poco probable que se produzca, dado que el líder de la formación naranja ha rechazado acudir a los últimos encuentros.

Los sindicatos, pero no solo, exigen a PSOE y a Unidas Podemos que desde la semana que viene "se pongan manos a la obra" para resolver la "necesidad clamorosa del país" de formar Gobierno porque "no se puede perder tanto tiempo y no quedan muchos días". Por ello, ha reclamado a ambas formaciones que impere "un mínimo sentido de responsabilidad" porque repetir elecciones sería "una temeridad para la izquierda".

Las encuestas dan igual o mejores resultados a los socialistas y a los populares. Y una probable bajada de apoyos a Ciudadanos y Unidas Podemos. Estos dos partidos, sin embargo, ven inviable ya el retorno del bipartidismo, que ha sido sustituido por una pugna entre bloques ideológicos.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.