Los seis Balones de Oro de Messi: del heredero de Ronaldinho al rey del fútbol

Leo Messi ha escrito otra página más en los libros de historia del fútbol. El argentino se llevó su sexto Balón de Oro, volviendo a ser, en solitario, el futbolista que más veces ha recibido este galardón. El argentino se impuso a van Dijk, Salah y compañía que ganaron la Champions League, y a Cristiano Ronaldo, que siempre da guerra. Y es que el que ha visto jugar al '10' del Barcelona, sabe que el fútbol de Messi va más allá de los trofeos, de los goles o de las estadísticas. Tras haber recibido un premio más para su colección, repasamos cómo ha sido la trayectoria del argentino hasta su sexto Balón de Oro.Leo Messi recibía su primer premio que le acreditaba como el mejor futbolista del mundo después de conquistar el primer triplete del FC Barcelona, y el primer 'sextete', hasta ahora inigualable en la historia del fútbol. De la mano de Guardiola el argentino se erigió como la gran estrella del fútbol mundial, el heredero de Ronaldinho en Barcelona y el gran competidor de Cristiano por el trono del fútbol mundial. En 2009, Leo lo ganó todo: Liga, Copa del Rey, Champions League, Supercopa de España, Supercopa de Europa y Mundial de Clubes. Además, sumó 41 goles como extremo, en una delantera con Eto'o y Henry. Casi nada.Messi recibió en 2010 el Balón de Oro por encima de dos de sus compañeros en el FC Barcelona: Xavi e Iniesta. Mientras que el Barça solo ganó LaLiga esa temporada, los españoles habían ganado también el Mundial ese mismo año y, tras el gol de Iniesta en la final, el manchego parecía el favorito para llevárselo. Por su parte, Xavi, fue el cerebro de la selección campeona del mundo y del Barcelona de Messi, y se encontraba en uno de los momentos más dulces de su carrera. Además, Ronaldo acababa de llegar a LaLiga y el duelo entre titanes definiría quién es el mejor. Sin embargo, Messi fue Messi, y contra eso hay poco que hacer. Leo anotó en 2010 la friolera de 60 goles entre club y selección, que le valieron para llevarse su segundo Balón de Oro y superar a Cristiano Ronaldo.Segunda Champions en tres años para Leo Messi que era el rey indiscutible del fútbol mundial. Pese a la mejora de Cristiano en el fútbol español, el argentino se encargó de ganarle en los dos duelos ligueros, eliminar al Real Madrid en semifinales de Champions -con un gol antológico- y solo sucumbió en Copa del Rey contra el portugués. 59 goles y 29 asistencias (además de LaLiga y la Champions) avalaban la candidatura del argentino.En 2012, Messi se convirtió en el primer jugador en la historia en ganar cuatro Balones de Oro, y además lo hizo de forma consecutiva. El argentino además rompió uno de los récords más espectaculares de los últimos años, marcando 91 goles en todas las competiciones en un año natural en tan solo 69 partidos. El año más prolífico de Messi y su temporada más generosa, en la que repartió 32 asistencias. Números de otra galaxia futbolística, que le valieron para levantar su cuarto galardón. Pese a que solo ganase la Copa del Rey, con esos números era impensable que fuese otro jugador el que se llevase el premio.El segundo mejor año de la historia del FC Barcelona se coronó con el galardón a Messi. Leo contaba probablemente con el mejor equipo que le ha rodeado nunca, sumando a los Xavi, Piqué, Iniesta y Dani Alves, a un Luis Suárez que acababa de llegar al Barcelona y a un Neymar endiablado que se entendía a las mil maravillas con el argentino. Y por si era poco, todos estaban prácticamente en su mejor momento. En 2015 Messi consiguió otro triplete y solo le faltó la Supercopa de España para completar otro sextete, que casualmente, evitó Ernesto Valverde con su Athletic. Un año que, además, el Barcelona culminaría con un 0-4 en el Bernabéu a principios de la 15/16.Finalmente, Leo levantó su sexto Balón de Oro y volvió a desempatar a Cristiano Ronaldo, con cinco galardones. En su año menos goleador de la última década, Messi no ha empeorado pese a bajar sus números. El argentino ha demostrado en los últimos años una madurez futbolística inigualable, y ha entendido que para seguir siendo tan determinante como antes ha de cambiar su juego. Dicho y hecho. El argentino ya no hará tantos goles, pero da los pases para que otros lo hagan, o abre el hueco para que otro dé el pase. A sus 32 años, sigue siendo tan decisivo como cuando cuando tenía 25 años. Una evolución a un fútbol más técnico y menos eléctrico. Más pases o disparos a la escuadra que eslálones y conducciones de treinta metros. Y pese a que la teoría, a priori, es fácil, Messi hace que la práctica también lo sea.En estos diez años de Balones de Oro de Messi, el argentino ha conseguido desvirtuar un premio legendario. Si el galardón se le otorgase al mejor jugador del mundo, se debería crear uno exclusivo para Leo, y otro para el resto de jugadores. Y si se premiase al que mejor temporada haya hecho, también costaría separar al argentino de su trofeo.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.