Si eres hombre y quieres anticiparte al cáncer de mama, sigue estos consejos

Afortunadamente, hoy en día existe un gran nivel de concienciación con respecto al cáncer de mama, uno de los más comunes en las mujeres. Sin embargo, son muchas las personas que lo asocian exclusivamente a las mujeres (no sin motivo, ya que es muchísimo más prevalente en este grupo y por ello las campañas de prevención e información se han orientado a ellas) y olvidan que, en muy raras instancias, también afecta a los hombres.

Por ello, y dado que siempre existe una posibilidad de que los hombres lo padezcan, es importante ser conscientes de sus riesgos y de cómo actuar para que sean los menores posibles.

Por desgracia, no existe ninguna manera de prevenir la aparición del cáncer de mama en hombres ni de reducir el riesgo de padecerlo, ya que como ahora veremos sus factores de riesgo no son modificables. Sin embargo, sí que existen hábitos que pueden ayudar a minimizar sus daños y peligros.

Concretamente, es importante tener en mente que también afecta a los hombres y en consecuencia estar preparados para reconocer sus síntomas (y para solicitar la confirmación y/o el tratamiento procedente ante ellos) ya que la detección temprana mejora sensiblemente el pronóstico.

Esto es especialmente fundamental para quienes cumplan con los factores de riesgo de este tipo de tumor, que son la exposición a la radiación, los niveles altos de estrógeno (que pueden darse por consumo excesivo de alcohol, cirrosis, obesidad o el uso de ciertos medicamentos como los implicados en el tratamiento del cáncer de próstata), los antecedentes familiares, la ginecomastia (tejido mamario excesivo) o la edad avanzada.

Los síntomas típicos del cáncer de mama en hombres incluyen la aparición de protuberancias o hinchazón en la mama (normalmente en una sola), la hinchazón o protuberancias bajo el pezón, cambios de aspecto del pezón y las secreciones del pezón.

Si se detecta cualquiera de estas señales, es muy importante acudir al médico para que este pueda prescribir las pruebas y/o exámenes pertinentes. Si se confirma la presencia de un cáncer de mama, el tratamiento puede pasar por la práctica de cirugías, radioterapia, quimioterapia o terapia hormonal.

Para quienes detectan el cáncer antes de que se disemine, las tasas de supervivencia a 5 años son muy altas; incluso, la supervivencia es elevada para quienes lo detectan cuando ya se ha diseminado a ganglios linfáticos. Las perspectivas, en cambio, empeoran mucho si el cáncer se ha diseminado a partes alejadas del cuerpo. Por ello es tan importante detectarlo a tiempo.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.