"Si la metástasis del cáncer de mama se propaga más al dormir, quizás debamos tener en cuenta el horario del tratamiento"

Este miércoles, un grupo de autores adscritos al Instituto Federal Suizo de Tecnología (ETH) de Zúrich publicaba un artículo en la revista científica Nature en el que concluyen que la metástasis del cáncer de mama se acelera cuando la paciente duerme.

El estudio en cuestión se practicó sobre una muestra de 30 pacientes de cáncer y sobre modelos de ratón, y más concretamente halló que los tumores generan más células circulantes (células similares a las del tumor que se desprenden de este y entran en el torrente sanguíneo) por la noche, y que estas se dividen más rápidamente que las que abandonan el cáncer por el día, con lo que tienen mayor potencial metastásico.

"Va en contra de los estudios previos"

El descubrimiento resulta sorprendente, sobre todo porque hasta ahora no se venía teniendo en cuenta la hora de la toma de muestras ni en el ámbito de la investigación ni en la clínica. Con todo, aún conviene guardar cautela respecto a estos datos.

Así lo argumenta a 20minutos Marta González Rodríguez, oncóloga médico de la Unidad de Mama de MD Anderson Cancer Center Madrid: "El estudio está llevado a cabo sobre una muestra de treinta personas (21 con estadios tempranos del cáncer de mama y nueve con estadios ya metatásicos), lo que es algo escasa, y los autores miden las células tumorales circulantes a distintas horas. Hay muchas variables que no tienen en cuenta: no mencionan subtipos tumorales ni mencionan si son pre o post-menopáusicas como características de las pacientes".

"Luego", prosigue, "intentan ver estos mismos resultados en ratones, para lo cual alteran su ritmo circadiano (los cambios orgánicos que se producen en el cuerpo con la alternancia entre el sueño y la vigilia), y así ya sí que ven una reducción de esas células tumorales circulantes".

"Esto va en contra de algunos estudios previos, más bien observacionales o retrospectivos, que habían encontrado que las personas con turnos de noche, que se acuestan tarde o con exposición lumínica antes de acostarse se relacionaban con un mayor riesgo de cáncer de mama", apostilla.

"Probablemente será extrapolable a otros cánceres"

Aún así, lo que proponen no es descabellado. "Los compañeros de la escuela de Zurich lo que sí que ven es que hay muchas cosas que se relacionan con el ritmo circadiano, como son los glucocorticoides, los picos de cortisol durante el tiempo de actividad, los andrógenos, la insulina...".

"Esto es verdad", añade la experta, "que abre un nuevo camino a la investigación, para que pueda extrapolarse a la población con cáncer de mama. Y es que por la noche haya un mayor porcentaje de células tumorales circulantes no era esperable per se; habrá que estudiarlo más en profundidad, tener en cuenta más variables que pudieran ejercer como factores de confusión (por ejemplo, los autores no hacen una clara mención al sistema inmune) e individualizar claramente las muestras de los distintos subtipos tumorales".

"Es todo aún muy incipiente, pero si se demuestra que es cierto probablemente será también extrapolable a otros tipos de cáncer", dice González.

"La hora de los tratamientos podría tener repercusiones"

Como es lógico, una vez que eso ocurra el hallazgo puede repercutir directamente en la vida de las pacientes. "Hay que tomarlo con cautela; ahora no vamos a privarnos de sueño porque sabemos lo importante que es el descanso en nuestro día a día. Pero quizás, a priori, debemos investigar si hay que empezar a tener en cuenta el horario en el que tomamos la muestra o el horario en el que ponemos un determinado tratamiento; y luego, si esto tiene consecuencias en el pronóstico o en la supervivencia estimada de estas pacientes".

Referencias bibliográficas

Diamantopoulou, Z., Castro-Giner, F., Schwab, F.D. et al. The metastatic spread of breast cancer accelerates during sleep. Nature (2022). https://doi.org/10.1038/s41586-022-04875-y

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.