¿Qué es el síndrome de la inmersión?: mareos, náuseas o descenso de la presión arterial, los primeros signos de alarma

Este sábado un niño de cuatro años fallecía en la playa de los Narejos (Murcia) como consecuencia del síndrome de inmersión, tal y como comunicaron desde el Centro de Coordinación de Emergencias. Este síndrome hace referencia al conjunto de complicaciones digestivas que se producen al padecer un shock térmico al entrar en contacto con el agua.

Aunque se ha relacionado tradicionalmente con el corte de digestión, lo cierto es que este síndrome no guarda relación con la interrupción digestiva. Sin embargo, este tipo de acontecimientos son una causa frecuente de muerte accidental, especialmente en menores y durante la época estival.

El síndrome de inmersión es aquel que puede provocar la muerte súbita de una persona tras la inmersión en agua muy fría como consecuencia del choque térmico, generalmente por una parada cardíaca. Como explican desde el Rincón de la Salud de Fraternidad-Muprespa, se produce debido a la alteración de la presión arterial y de la frecuencia cardíaca, que se manifiesta a través de síntomas como los siguientes:

¿A qué se asocia este síndrome? Como explica en un artículo la doctora Adelaida Sánchez, jefa del servicio de pediatría del Hospital Quirónsalud Marbella, el síndrome de inmersión o hidrocución no está asociado solo a la digestión, "sino a cualquier circunstancia en la que se da ese cambio brusco de temperatura".

En este sentido, la experta en pediatría alerta de que la mayoría de los casos se producen "en personas que se bañan tras haber realizado ejercicio físico o haber tomado el sol durante un tiempo prolongado".

Así, esta afección ocurre "como consecuencia de un cambio brusco de temperatura al entrar de manera precipitada en agua fría", lo que genera "una reacción de los vasos sanguíneos que se estrechan y fluye menos sangre al cerebro", añade la doctora.

Por tanto, se puede llegar a producir un mareo y un ahogamiento que acabe con la vida de esta persona en cuestión de minutos si no se interviene rápidamente. Por esta razón, es importante no bañarse en la playa o en la piscina solos y evitar la inmersión si la comida ha sido copiosa. "Si se ha comido ligero, basta con ir aclimatando el cuerpo al agua e introducirnos de manera escalonada en la playa o piscina. Pero si la comida ha sido muy copiosa, conviene esperar antes de meterse en el agua", advierte la doctora Sánchez.

En el caso de tener mareos, escalofríos o dolor estomacal durante el baño, así como otro síntoma de alerta, los expertos subrayan que hay que sacar a la persona lo más rápido posible del agua para evitar el ahogamiento, secarla y tumbarla para prevenir la lipotimia.

Por otro lado, hay que tratar de restablecer la temperatura corporal, por lo que se aconseja vestir a la persona afectada y permanecer en reposo para que se equilibre la presión arterial. Lo más importante es la prevención y, por ello, se deben seguir las siguientes recomendaciones:

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.