¿Qué es el síndrome de Kawasaki y el shock tóxico?

Este martes las autoridades sanitarias del Reino Unido han informado sobre la aparición de una enfermedad inflamatoria que afecta a los niños y que puede estar relacionada con el coronavirus.

Esta nueva enfermedad tiene, tanto los síntomas más graves de Covid-19, como algunos síntomas comunes a la enfermedad de Kawasaki, así como otros que comparte con el shock tóxico.

El síndrome de Kawasaki es una enfermedad que provoca inflamación en las paredes de los vasos sanguíneos de todo el cuerpo, incluyendo las venas, las arterias y los capilares. Esta enfermedad afecta, sobre todo, a los niños menores de cinco años.

Es una enfermedad rara que no se contagia de un niño a otro y para la que no existe una prueba específica de detección. Por ello, para diagnosticarla, los especialistas observan los síntomas y pueden utilizar un ecocardiograma, entre otras pruebas, según explica MedlinePlus, web especializada en información sobre salud, dependiente de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos.

La enfermedad de Kawasaki se desarrolla en tres etapas y uno de los primeros síntomas es la fiebre alta, según KidsHealth, la web sobre salud especializada en niños. La primera etapa, que puede durar hasta dos semanas, suele darse fiebre durante, mínimo, cinco días, además de otros síntomas como:

En la segunda etapa, que se da a partir de la segunda semana después de la aparición de la fiebre, se dan otros síntomas, que pueden ser:

Al detectar pronto la enfermedad, los niños se encuentran mejor a los pocos días de iniciar el tratamiento y, la mayoría, llegan a recuperarse por completo. Sin embargo, cuando se detecta más tarde, se pueden dar complicaciones que afectan al corazón:

Las causas que provocan la aparición de esta enfermedad en los niños son desconocidas, pero se cree que no se contagia de un niño a otro y se ha observado una mayor frecuencia de esta enfermedad en niños japoneses y coreanos, aunque la puede padecer cualquier niño.

Una vez que se diagnostica, los especialistas pueden administrar al paciente distintos tratamientos. Por ejemplo, una dosis de inmunoglobulinas por vía intravenosa, es decir, anticuerpos que sirven para combatir infecciones.

También se pueden emplear dosis altas de ácido acetilsalicílico por vía oral para tratar la inflamación, tratamiento que se toma hasta que se observa una reducción de dicha inflamación.

El tratamiento ha de comenzar lo antes posible. Es importante saber que las inmunoglobulinas no son eficaces para todos los pacientes y que los niños que reciban el tratamiento de ácido acetilsalicílico deben recibir también la vacuna antigripal anual.

El síndrome de shock tóxico es una infección poco frecuente, pero muy grave, causado por dos tipos de bacterias: Staphylococcus aureus (estafilococo) o Streptococcus pyogenes (estreptococo), tal y como informa KidsHealth.

Hay que apuntar a que no todas las infecciones causadas por este tipo de bacterias producen el shock tóxico y que hay algunos factores de riesgo que pueden llevar a padecer esta enfermedad como, por ejemplo, haber dado a luz recientemente, el periodo menstrual, utilización de tampones o una cirugía reciente, como explica MedlinePlus.

Debido a la aparición repentina y a la gravedad de la patología si no se trata a tiempo, es importante detectar los síntomas, entre los que se encuentran:

Si no se recibe tratamiento a tiempo, el shock tóxico puede llevar a complicaciones que afectan a órganos como, por ejemplo, el hígado y los riñones así como problemas relacionados con hemorragias, insuficiencia cardíaca o convulsiones. Para tratarlo se utilizan antibióticos y líquidos por vía intravenosa.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.