La sonda Solar Orbiter arroja imágenes del Sol nunca antes vistas

Potentes erupciones, cautivadoras vistas de los polos y un inesperado 'erizo'. Son algunas de las espectaculares imágenes del Sol que la sonda Solar Orbiter ha obtenido en su primera aproximación a la estrella. El análisis de los datos conseguidos acaba de comenzar y los investigadores confían en extraer extraordinarios conocimientos sobre el comportamiento magnético del astro y su influencia en la meteorología espacial.

La obtención de estas imágenes tan detalladas ha sido posible gracias a la aproximación de la sonda al Sol hasta una distancia equivalente a un tercio la que separa la estrella de la Tierra. En ese punto, conocido como perihelio y ocurrido el 26 de marzo, la nave se encontraba dentro de la órbita de Mercurio y su escudo térmico alcanzó unos 500 grados centígrados.

Una imagen particularmente llamativa captada desde el perihelio ha sido bautizada como 'el erizo'. Se extiende 25.000 kilómetros a través del Sol y tiene multitud de picos de gas caliente y frío que se propagan en en todas las direcciones.

La nave también captó varias erupciones solares e incluso una eyección de masa coronal dirigida a la Tierra, lo que proporcionó una muestra de la previsión meteorológica espacial en tiempo real. Esta tarea es cada vez más importante debido a la amenaza que el clima espacial supone para la tecnología y los astronautas.

"Las imágenes dejan sin aliento", afirma David Berghmans, del Real Observatorio de Bélgica e investigador principal del instrumento Extreme Ultraviolet Imager (EUI), que toma fotos de alta resolución de las capas inferiores de la atmósfera de la estrella, conocidas como corona solar. Esta región es donde tiene lugar la mayor parte de la actividad que impulsa la meteorología espacial.

La labor ahora del EUI es entender lo que aparece en las imágenes. Esto no es sencillo, ya que la sonda revela mucha actividad en el Sol a pequeña escala. Cuando detectan una característica o un acontecimiento que no pueden reconocer de inmediato, deben buscar en observaciones solares anteriores realizadas por otras misiones espaciales para ver si se ha visto algo similar con anterioridad.

"Incluso si la Solar Orbiter dejase de tomar datos mañana, yo estaría ocupado durante años tratando de descifrarlo todo", comenta Berghmans.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.