¿Por qué es tan difícil encontrar donantes de médula compatibles con el paciente?

Pese a que las cifras de donantes de médula ósea en España y en el resto del mundo son cada año más altas, encontrar un donante de médula compatible con un paciente determinado sigue presentando algunas dificultades.

Y no es de extrañar, si tenemos en cuenta que, según datos de la Fundación Josep Carreras, la probabilidad que tiene un paciente de encontrar un paciente compatible en su familia inmediata es del 30% y que fuera de este círculo se reduce a una de cada 4.000. Pero, ¿a qué se debe esta dificultad?

La clave de esta cuestión radica en nuestro sistema inmunológico. su función consiste en proteger al cuerpo de amenazas externas, con lo que es un experto en reconocer todo aquello que no pertenece a nuestro organismo. Se trata de una habilidad muy útil a la hora de combatir enfermedades infecciosas, pero puede ser un problema cuando se trata de realizar trasplantes de material orgánico exógeno.

Este reconocimiento lo hace, en buena parte, a partir de la información genética que denominamos sistema HLA, o antígenos leucocitarios humanos. Cuando el sistema inmune encuentra células con un sistema HLA demasiado diferente al propio, las reconoce como ajenas y las rechaza.

Esto, de por si, ya dificulta cualquier trasplante; pero en el caso de los trasplantes de médula ósea la dificultad se dobla ya que, al tratarse de células madre, son también parte del sistema inmune y por tanto también pueden rechazar al receptor. Por eso, el nivel de compatibilidad HLA tenga que ser aún más alto que en el caso de cualquier otro trasplante.

Para reconocer si dos sistemas HLA de individuos diferentes son compatibles, es necesario estudiar las cadenas de aminoácidos de los genes presentes en el HLA y denominadas alelos. Concretamente, se trata de los llamados A, B, C y DR, de los que cada paciente posee dos expresiones (una proveniente del padre y otra de la madre, lo que explica que la probabilidad ¡de compatibilidad se multiplique entre hermanos). Es decir, que se comparan 8 alelos de cada paciente.

Y es que existen en el mundo 5.907 alelos A diferentes, 7.126 alelos B, 5.709 alelos C, 29 alelos DRA y 3.331 alelos DRB, según explican desde la Fundación. Por ello, las probabilidades de encontrar dos combinaciones coincidentes son tan bajas.

Es por esto que se creó un registro mundial de donantes, en el que se codifica la información de todos los donantes voluntarios del mundo. De esta manera, cuando un paciente necesita un trasplante de médula ósea, es posible consultar este registro para localizar a un donante, incluso cuando esté a miles de kilómetros de distancia.

Al ser tan complicado encontrar donantes compatibles con cada paciente, el poder contar con un registro extenso y nutrido puede marcar la diferencia para cada persona, ya que aumenta considerablemente las posibilidades de acceso a una donación compatible.

Las patologías que requieren de este tipo de trasplantes, como la leucemia, pueden ser mortales. En cambio, donar sangre es un proceso totalmente inofensivo y mayormente indoloro, por lo que se trata de un acto altruista fácil de realizar pero de gran valor, capaz de prolongar muchos años la vida de otra persona.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.