La tasa de ahorro en los hogares cae a mínimos: consejos para remediarlo

PABLO SEGARRA

Ahorro doméstico

La tasa de ahorro en los hogares españoles se ha desplomado. El hundimiento se debe por un lado a las fuertes subidas de la luz (un 24% respecto al año anterior hasta septiembre), el combustible (un 4,5% el diésel hasta junio y un 1,9% la gasolina), el gas (un 11% en octubre respecto al mismo mes del año anterior) y los alimentos (un 1,7% el primer semestre de año), y por otra parte a la sensación de que la crisis económica se está superando y podemos gastar y endeudarnos más. El sueldo medio en España, no obstante, sigue estancado y solo ha subido un 0,2%, según el INE.

Por todo ello, la tasa de ahorro ha sido negativa en tres de los últimos cinco trimestres. La del primer trimestre de 2018 es la misma tasa que se registró en el primer trimestre de 2017, cuando se experimentó el dato más bajo de la serie, iniciada en 1999. Pero ¿qué es la tasa de ahorro y por qué se desploma? Según la definición del portal económico gerencie.com, "la tasa de ahorro es la proporción de lo ahorrado frente al producto interior bruto, y es determinante para el crecimiento de un país. La tasa o nivel de ahorro de un país es de gran importancia para su crecimiento, puesto que una alta tasa de ahorro garantiza que existan recursos suficientes para invertir". La tasa de ahorro en los hogares, en caída libre

En concreto, los hogares españoles aumentaron su renta disponible un 3,9% en el primer trimestre de 2018, hasta 168.445 millones de euros, pero su gasto en consumo se situó por encima de esta cantidad, en 175.101 millones de euros, un 3,9% más, de forma que su ahorro fue negativo. Según la Fundación de Cajas de Ahorro (Funcas), "la tasa de ahorro parece haber alcanzado un mínimo, lo que deja poco margen para que las familias incrementen su gasto en consumo por encima de los ingresos".

Ejemplares en PDF de MiBolsillo

¿Y por qué ahorramos menos los españoles? Según el INE, en 2016 los hogares españoles registraron una tasa de ahorro del 7,7% de su renta disponible. Es decir, que de cada 100 euros ahorraron cerca de ocho. Un dato muy inferior al registrado en 2010, cuando la tasa de ahorro de las familias alcanzó el 13,4%, y el nivel más bajo desde 2008, cuando esta variable se situó en el 5,8%.

Según Funcas, las familias españolas confiaban en 2016 "en la salida de la crisis y después de años en los que la tasa de ahorro se mantuvo estable con leves variaciones, y el dinero estancado ante el miedo a un empeoramiento de la situación económica en el hogar, los españoles decidieron empezar a gastar". Eso ha continuado estos dos años y nos encontramos con que en 2018 la tasa de ahorro de los hogares españoles está al mínimo.

Por ello, con menos dinero ahorrado es más necesario endeudarse para comprar bienes o servicios. Así, los hogares presentaron una necesidad de financiación de 18.246 millones de euros hasta marzo, la cifra más elevada en una década, concretamente desde el primer trimestre de 2008. Pese a todo ello, el Banco de España prevé que los hogares incrementen su tasa de ahorro en los próximos años después de que esta bajara del 6% de la renta disponible en 2017, según recogió en su informe trimestral publicado el pasado mes de septiembre.

El documento explica que en los primeros años de la crisis la tasa de ahorro se disparó como respuesta a un entorno muy adverso, con altos niveles de incertidumbre, hasta situarse en el 13,4 % en 2009. Los españoles tenían miedo al dispararse las cifras de paro, lo que provocó un constreñimiento del consumo y un mayor ahorro, un movimiento psicológico defensivo que provocó a su vez que se frenara más la economía.

La tendencia cambió a partir de 2010 y, especialmente, a partir de 2014, cuando el consumo de los hogares empezó a crecer -sobre todo en bienes de consumo duradero, cuya adquisición se había pospuesto durante la crisis- en un contexto de recuperación del empleo con mejores perspectivas de encontrar y mantener un trabajo. La tasa de ahorro ha caído así a "niveles históricamente bajos", hasta situarse por debajo del 6% en 2017, según explica el Banco de España.

A esta tendencia ha contribuido la evolución del crédito, cuyo acceso se endureció en los primeros años de la crisis, lo que condujo a una corrección del nivel de endeudamiento, con la consiguiente bajada del peso de los pagos de intereses, lo que ahora permite mantener el consumo con menos ahorro.

Para los próximos años, el Banco de España espera que la tasa de ahorro de los hogares recupere niveles próximos a sus promedios históricos -para situarse entre el 8 % y el 9 % en 2020- a medida que se desaceleren las rentas de las familias, se modere el consumo de bienes duraderos y las condiciones no financieras no sean tan favorables. Pero cómo podemos comenzar a ahorrar. Diferentes expetos coinciden en que lo primero es tener claro que realmente queremos ahorrar.

Y otro punto básico es planificar y no ahorrar lo que nos sobra a final de mes porque en ese caso puede que no nos sobre nada. Al contrario, hay que tratar de establecer un presupuesto claro que contemple ingresos y gastos, y a partir de ahí fijar una cantidad a ahorrar. ¿Y cómo podemos reducir nuestros gastos para poder ahorrar si nuestros ingresos son los mismos? La Orgnización de Consumidores y Usuarios (OCU) y el portal financer.com ofrecen recomendaciones por áreas para ir amasando dinero en el bolsillo.

La OCU ofrece 50 consejos para ahorrar "más de 2.500 euros al año ajustando algunos hábitos, sin hacer grandes esfuerzos, pero sí elecciones acertadas".

Ahorrar en la cesta de la compra

La cesta de la compra

Llenar la nevera y la despensa, según la OCU, "se lleva aproximadamente un 20% de nuestro presupuesto familiar. Conseguir recortar ese gasto puede suponer un buen pico todos los meses", recalcan.

Para ello, ofrecen consejos:

1) Elige el supermercado con mejor nivel de precios. Puede suponer para una familia un ahorro anual de unos 947 euros en la cesta de la compra.

2) Ojo con las ofertas familiares. Los supermercados a menudo te tientan con ofertas tipo 3x2, 2x1, packs familiares, "envases ahorro", un 20% más gratis... "No pienses que comprar sistemáticamente este tipo de ofertas es la mejor manera de ahorrar porque no es así", alertan desde la OCU. Advierten de que en ocasiones la fecha de caducidad es demasiado próxima y también que para poder comparar se debe conocer el precio por kilo, no por envase o unidad.

3) Atentos a los productos con "apellidos". "Una mermelada casera es más cara que una mermelada, unas pastas artesanales más que unas pastas, los yogures sin lactosa cuestan un 40% más que los normales, si no sufres una intolerancia puedes ahorrarte ese 40% comprando los normales", recalcan desde la Organización de Consumidores.

Desde financer.com agregan otros consejos:

4) Prueba productos de marcas blancas. Es más barata y tiene calidad. "Lee la etiqueta del fabricante de la marca blanca, te sorprenderá descubrir que grandes marcas ponen a la venta el mismo producto con marca blanca», dicen desde financer.com.

5) Compra en charcuterías. "Evita comprar productos empaquetados para el queso y la carne, además de poder tener las sugerencias de la vendedora los precios son más baratos", aseguran.

6) No vayas al supermercado con hambre y realiza una lista de la compra. No compres caprichos.

Un cliente utilizando su teléfono móvil

Teléfono e internet

El móvil, el teléfono fijo, la conexión a Internet, en ocasiones con paquetes que incluyen televisión... todos los meses pagamos una factura en telecomunicaciones que puede llegar a ser bastante elevada. La OCU propone recortarla con estas recomendaciones:

1) Contrata lo que realmente necesitas. No contrates paquetes con programas que en realidad no vas a ver, con tecnología puntera para la que tu instalación no está preparada, valora lo que realmente necesitas.

2) Busca la mejor oferta. Compara y decide sobre opciones como el teléfono fijo (posiblemente puedas prescindir de él).

3) Ojo con los servicios de valor añadido: suelen ser los responsables de que se disparen nuestras facturas con teléfonos de información, juegos, suscripción a servicios mediante el envío de SMS... Mucho cuidado con los teléfonos que empiezan por 803, 806, 807 y 905, que tienen un precio muy elevado. También con los que empiezan por 901, 902 y con los teléfonos de información 118. La OCU recomienda desactivar todos los servicios de tarificación adicional.

4) Usa amplificadores de wifi para solucionar problemas de mala señal, cortes frecuentes de conexión, escasa velocidad de descarga...

Bancos y finanzas

La OCU ofrece diferentes consejos para mejorar las relaciones con las entidades financieras.

1) Elige los cajeros donde no pagas comisión.

2) Busca una cuenta que no te cobre. Algunas cuentas te devuelven un porcentaje de los recibos domiciliados (luz, gas, internet...). Otra forma de retribuir a los clientes es pagar un interés sobre los saldos medios de la cuenta u ofrecer condiciones más atractivas a los clientes con mayor vinculación (nómina y recibos domiciliados). Por ejemplo ahorrándoles comisiones.

3) Elige una tarjeta rentable. En lugar de pagar por ella hay bancos que te devuelven dinero por usarlas.

4) Revisa los gastos hipotecarios. Los contratos hipotecarios incluyen cláusulas que obligan a los consumidores a pagar todos los gastos de constitución de hipotecas. El Tribunal Supremo ha dictaminado que estas cláusulas son nulas, el consumidor no tiene por qué correr con todos los gastos (notaría, registro, impuesto de Actos Jurídicos Documentados...), y quien lo hizo puede reclamar y recuperar su dinero. Desde financer.com recomiendan también:

5) Reducir el plazo de devolución del préstamo. "A menos tiempo, menos intereses pagarás", recalcan.

6) Pagar las facturas a tiempo. Las que se pagan con retraso cobran un plus.

Compra de productos

Desde la OCU dicen que si aciertas con qué comprar, cuándo y dónde ahorrarás mucho dinero. Para ello, aconsejan:

1) Localizar las tiendas más baratas. Por ejemplo: elegir bien el frigorífico que compras (y dónde lo haces) te ahorrará más de 310 euros. Con una nueva tele puedes ahorrarte más de 230 euros. Cambiar los neumáticos, hasta 40 euros por rueda (exactamente por la misma rueda).

2) Piensa en alternativas de consumo. "Ropas, enseres y equipos que ya no necesitas pueden tener una nueva vida... y ser para ti también una fuente de ingresos. Las redes de trueque suponen tomar las riendas de tu propia economía.Todo puede intercambiarse, pero lo que tiene más exito es la ropa, bisutería, juguetes, libros, música y hasta pequeños electrodomésticos", explican desde la OCU. Desde financer.com agregan algunos consejos:

3) Compra ofertas de ropa de marca en tiendas de ropa online. "Puedes encontrar gangas en tiendas como E-bay, Showroomprive, Zalando o Asos", aseguran.

4) Reparar electrodomésticos puede resultar más barato.

5) Compra ropa fuera de temporada, suelen tener importantes descuentos.

Coche

El transporte en general, y el coche en particular, se llevan un buen pico de nuestro presupuesto familiar: combustible y mantenimiento, aparcamiento, seguros... ¿Cómo recortar ese gasto?

Consejos de la OCU:

1) Conducción eficiente. Usa el acelerador con suavidad, vigila la presión de los neumáticos, utiliza el motor como freno, no abuses del aire acondicionad... Todo ello ayudará a reducir el gasto en combustible, neumáticos y en dinero.

2) Ahorra en la gasolinera. Existen diferentes comparadores que muestran los precios de las gasolineras. Elige la que más te interese.

3) Plantéate el carsharing y el alquiler por horas. Te permite usar (y pagar) un vehículo el tiempo que lo has usado y aparcar en un parking o donde te venga mejor dentro de las zonas autorizadas por la compañía.Existen diferentes plataformas: Avancar, Bluemove, Clickar, Cochele, Respiro, Ibilkari que operan en las principales ciudades españolas.

4) Ahorra dinero al comprarte el coche. Negocia bien con el concesionario, puedes lograr ahorros considerables. Desde financer.com agregan:

5) Analiza bien el coche de segunda mano.

6) Compara la calidad y precio de los talleres de reparación.

7) No compres el último modelo de coche, si esperas un poco el valor del vehículo bajará.

Ahorrar energía y dinero en el uso de los electrodomésticos

Agua y energía

Las continuas subidas del precio de la luz o el gas atacan a nuestro bolsillo e impiden el ahorro.

La OCU aconseja:

1) Revisar la potencia contratada. Cada 1,15 KW de potencia suponen casi 60 € al año.

2) Plantéate la tarifa de discriminación horaria. Se basa en la existencia de "horas valle" (desde las 22 hasta las 12 horas) en las que la electricidad es más barata y "horas punta" en la que es más cara. Se pueden ahorrar hasta 80 € anuales, según la OCU.

3) Usa los electrodomésticos de forma eficiente. Programas ECO del lavavajillas, lavar la ropa a 40º C, apagar el horno un poco antes de que acabe el tiempo de cocción...

4) Ajusta los termostatos. Tener la casa a 21 º C en vez de a 24º C recorte un 20% el consumo energético.

5) Evita el stand by. Cuando dejes de usar un aparato apágalo del todo porque, aunque mucho menos, sigue consumiendo en modo stand by. Si apagas del todo la TV, el ordenador o el cargador tu gasto en consumo energético se reducirá hasta en un 10%, lo que se traduce en más de 50 euros anuales.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.