Teletrabajo, bolsa de horas o vacaciones: alternativas ante una alerta sanitaria por coronavirus para no perder el salario

Grandes empresas españolas han empezado a tomar precauciones sobre los viajes de sus empleados a Italia y otros países donde se han detectado focos del coronavirus para frenar la expansión de esta "potencial" pandemia —según la OMS—. El teletrabajo es otra de las opciones que se barajan en caso de decretarse una alerta sanitaria que obligara a los trabajadores a quedarse en casa. Pero, ¿qué otras opciones tendrían tanto empresas como trabajadores en caso de alerta sanitaria por coronavirus?

Según indican desde la consultora BDO España, faltar al trabajo por una alerta sanitaria sería una "ausencia justificada" por causa de fuerza mayor. Sin embargo, esta ausencia de prestación de servicios podría suponer la no remuneración de los mismos y la consiguiente pérdida de salario.

Existen, no obstante, otras alternativas. Según enumeran en esta empresa de abogados y asesores: recuperar las horas no trabajadas otro día o fuera de horario; trabajar desde casa; compensar el tiempo de permanencia en casa a cuenta de la 'bolsa de horas' —si existe en la empresa—; compensarlo con días de libre disposición; o compensar esos días de ausencia con días de vacaciones.

Aunque esta última medida "podría estimarse no lícita al cambiarse un día de descanso correspondiente a vacaciones y reconocido por la legislación laboral por una jornada que no se dedica a vacaciones, sino que simplemente se solicita en base a la imposibilidad de asistencia al centro de trabajo", señalan desde BDO.

Desde Endesa, empresa participada en un 70 % por el grupo energético italiano Enel, su consejero delegado, José Bogas, ha dicho este martes que "hay un plan desarrollado muy importante en Italia" para afrontar la propagación del virus, cuyo brote inicial tuvo lugar en Wuham (China) a comienzos de año. Desde entonces, y pese a los enormes esfuerzos de contención, el virus se ha propagado por muchos otros países, entre ellos Italia, donde se han contabilizado diez muertes y más de trescientos contagios.

Según ha detallado Bogas en una conferencia de prensa, Endesa está "intentando evitar los viajes (de sus empleados), fundamentalmente de Italia para España, como medida de prudencia en estos primeros momentos de conocimiento de este virus".

En cualquier caso, la mayor parte de las grandes empresas españolas consultadas por Efe se muestran cautas a la hora de tomar medidas ante la expansión del coronavirus fuera de China y su irrupción en Europa, con un importante foco en Italia, aunque por el momento la Organización Mundial de la Salud (OMS) descarta hablar de pandemia.

Algunas empresas han optado por pedir a los trabajadores que han regresado recientemente de los países más afectados por el coronavirus, incluidas las regiones del norte de Italia, que guarden un periodo de cuarentena y trabajen desde casa durante catorce días. Ese es el caso de algunos trabajadores de El Corte Inglés, que tras regresar de una feria de Milán, la compañía les ha pedido que trabajen desde casa unos días.

Siemens Gamesa ha prohibido cualquier viaje de sus empleados a las regiones del norte de Italia de Lombardía, Emilia Romaña, Véneto y Piamonte, las zonas más afectadas por la propagación de virus. Respecto a las dos fábricas que tiene en China, la empresa asegura que ambas están reanudando gradualmente la producción desde mediados de febrero y se han tomado medidas preventivas para asegurar que sus empleados estén a salvo cuando vuelvan al trabajo.

Algunos laboratorios como Faes Farma, aunque no están tomando "medidas muy exhaustivas", sí han "adoptado la decisión de no viajar a las zonas afectadas por el coronavirus", han señalado a Efe fuentes próximas a esta compañía.

Por su parte, tanto IKEA como Decathlon en España aseguran estar a la espera de cualquier indicación tanto del Gobierno español como de la OMS y actuarán en consecuencia cuando haya recomendaciones concretas establecidas.

Fuentes de la constructora Sacyr, que actualmente participa en un consorcio que construye la autopista Pedemontana-Veneta en el norte de Italia, han dicho que el proyecto se sigue desarrollando con normalidad. "Mantenemos a la plantilla informada de la situación, estamos coordinados con las autoridades sanitarias italianas y tenemos preparados planes de contingencia", han señalado esas mismas fuentes.

Desde la Federación Nacional de Asociaciones de Transportes de España (Fenadismer), su presidente, Julio Villaescusa, ha señalado que están a la espera de las instrucciones que puedan dar a los transportistas que tengan que viajar a Italia, por lo que estarán atentos a ello y actuarán en consecuencia.

Ante la opción del teletrabajo como medida para contener la expansión, la presidenta de la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA), Arancha de las Heras, experta en teletrabajo, manifestó este martes sus dudas acerca de la eficacia real que pudiera tener el teletrabajo como una solución eventual a la expansión del coronavirus en los centros de trabajo. Si acaso, sería solo una "solución temporal", y no excesivamente operativa, dado que son pocas las empresas españolas organizadas para teletrabajar.

En la actualidad, solo un 12% de los trabajadores españoles realiza alguna vez una especie de teletrabajo. Un porcentaje pequeño, en opinión de De Las Heras, porque en España "aún se no trabaja por objetivos en sus empresas y es difícil saber el trabajo que hace el empleado en su domicilio".

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.