Trabajo, sindicatos y patronal culpan a Escrivá de la falta de acuerdo para prorrogar los ERTE

Al acuerdo para prorrogar los ERTE derivados de la crisis de la Covid más allá del próximo jueves 30 de septiembre, cuando vencen, solo le falta una parte que cerrar: la correspondiente al Ministerio de Seguridad Social de José Luis Escrivá. Así lo sostienen fuentes del Ministerio de Trabajo, que aseguran que los asuntos relativos a sus competencias están ya pactados. Y así lo denunciaron este viernes CCOO, UGT, CEOE y Cepyme que criticaron que, por segundo día consecutivo, Seguridad Social no haya enviado a ningún representante a la negociación y que acusaron al ministerio de Escrivá de provocar el "bloqueo" de la mesa. El departamento, por su parte, niega esas acusaciones y asegura que aún está trabajando en su propuesta.

La reunión que se celebró este viernes para negociar el diseño de los nuevos ERTE fue la tercera de la semana, habida cuenta de que el calendario aprieta y de que lo previsto es llevar un acuerdo al Consejo de Ministros del martes que viene. En el encuentro, sindicatos y patronal mostraron su enfado por la ausencia de Seguridad Social, que tampoco acudió a la reunión del jueves. Pero el departamento de Escrivá rechaza las acusaciones de los sindicatos, niega que esté "bloqueando" el diálogo sobre los ERTE y explica que está trabajando para presentar "cuanto antes" una propuesta a los agentes sociales.

El Ministerio de Seguridad Social argumenta que, en reuniones anteriores, los agentes sociales plantearon plantearon cuestiones "complejas" que se quieren estudiar, por lo que se está preparando una "propuesta técnica" que aborde "algunos" de esos elementos. No obstante, los sindicatos denuncian que la ausencia de los representantes del Seguridad Social en la negociación ha provocado su "bloqueo", y fuentes de CCOO son incluso más duras y afirman que "supone una falta de respeto al propio proceso de diálogo social y a las personas que se encuentran en un ERTE".

Para CCOO, la "ausencia reiterada" de Seguridad Social en las reuniones "va a dificultar llegar a tiempo en la renovación de los ERTE". Y UGT coincide: "Lamentamos que la ausencia de una parte del Gobierno nos impida avanzar en un acuerdo que debería llegar al BOE con carácter de urgencia", señala el sindicato. Lo cierto es que, además, en esta ocasión el tiempo apremia incluso más que en las prórrogas anteriores: los ERTE caducan el jueves, por lo que, de no haber acuerdo el martes, el Gobierno solo tendría dos días más para convocar un Consejo de Ministros extraordinario en el que dar luz verde a la extensión.

En términos similares se expresó a través de un breve comunicado la patronal, que calificó de "incomprensible" la ausencia de Seguridad Social en la mesa de negociación. CEOE y Cepyme cargaron contra lo que entienden que es una "falta de respeto" de Escrivá "a los interlocutores sociales, a las 84.000 empresas y a las más de 250.000 personas trabajadoras que aún se encuentran en ERTE", y aseguraron que se "reservan su posición" hasta tener una nueva propuesta conjunta y global del Gobierno".

"La ausencia del Ministerio de Seguridad Social impide avanzar en temas fundamentales como exoneraciones o formación", explican por su parte fuentes de UGT. Y es que esos asuntos, que son competencia del departamento de Escrivá, son claves en la negociación y en ellos aún existen diferencias entre la propuesta del Gobierno y la de los agentes sociales.

Seguridad Social apuesta por un modelo simplificado de exoneraciones para las empresas en las cuotas que tienen que pagar por sus trabajadores en ERTE. El pasado martes, en la última reunión a la que acudió algún representante de este ministerio, se propuso que, durante los próximos cuatro meses, las empresas que no puedan abrir por restricciones causadas por la pandemia estén exentas al 100% de pagar las cuotas de sus trabajadores. Por su parte, aquellas compañías que tuvieran trabajadores en ERTE por verse perjudicadas parcialmente por las restricciones horarias o de aforos se beneficiarían de un 50% de reducción en las cotizaciones sociales a pagar por sus empleados.

Pero ese esquema aún no está del todo cerrado, y tampoco lo está el asunto que realmente está dificultando las negociaciones: la intención de Seguridad Social de condicionar los beneficios fiscales a las empresas en ERTE a que ofrezcan formación a sus trabajadores inactivos entre el 1 de octubre y el 30 de junio de 2022. Los sindicatos están de acuerdo con la necesidad de que exoneraciones y formación estén vinculadas, pero consideran que aún no es el momento de poner en marcha la medida porque, sostienen, no existe suficiente oferta formativa en la actualidad, y temen que implantarla antes de tiempo dificulte los ERTE.

Más información en breve.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.