El Tribunal Supremo niega el permiso de residencia por arraigo familiar a un condenado por violencia de género

AMAYA LARRAÑETA

  • El hombre, con antecedentes penales de violencia de género, había reclamado su derecho a un permiso de residencia temporal como padre de una hija española.
  • El máximo tribunal sienta jurisprudencia y establece que solamente se pueden obviar los antecedentes penales si es en interés del menor a cargo y correctamente atendido.

Sede del Tribunal Supremo en Madrid

El Tribunal Supremo ha denegado un permiso de residencia por arraigo familiar a un hombre de nacionalidad ecuatoriana por contar con antecedentes policiales y penales por violencia de género y familiar.

En una sentencia importante dado que sienta jurisprudencia, el Alto Tribunal español considera que si bien el arraigo familiar puede limitar las expulsiones de ciudadanos con antecedentes en aquellos casos en los que se vean afectados menores a cargo de nacionalidad española correctamente atendidos, no puede asumirse que tener un hijo español implique directamente su derecho al arraigo familiar.

El caso concreto sobre el que el Supremo emitió el fallo el 24 de septiembre, aunque se ha dado a conocer este jueves y ha adelantado El Mundo, se refiere a un hombre de nacionalidad ecuatoriana con antecedentes por "malos tratos físicos y en el ámbito familiar".

El Supremo admitió el caso, presentado por el abogado del Estado, al apreciar interés para determinar "si cualquier antecedente penal determina la denegación de la residencia temporal para el progenitor de un menor de edad".

La defensa del afectado esgrimió sentencias previas del Supremo en las que se otorgó permiso de residencia temporal a padres con antecedentes.

La sentencia recuerda que ya la Brigada de Extranjería emitió un informe desfavorable al permiso de residencia por tener en vigor antecedentes policiales y penales de acreditada violencia doméstica y de género.

Aquí es donde es más específico es el Supremo, pues aunque dictamina que la sola existencia de antecedentes no supone la denegación de la residencia del progenitor de un hijo nacional, establece que lo que realmente importa es la conducta del interesado.

Establece el Supremo que si los delitos por los que ha sido condenado amenazan gravemente la seguridad, la denegación del permiso a un progenitor de un menor español "es conforme a derecho". Pero matiza que dicha decisión se debe alcanzar después de revisar el conjunto de circunstancias del asunto y a la luz del interés superior del menor. Y cita un caso en el que se otorgó el permiso de residencia a un hombre con antecedenes que tenía a su cargo a menores nacionales corrrectamente atendidos.

En el caso en concreto de ahora, el Alto Tribunal establece que los delitos de "violencia doméstica y de género, lesiones y maltrato familiar" son conductas que "inciden directamente sobre el arraigo familiar y especialmente sobre la necesaria protección del menor" contra cualquier forma de malos tratos (físicos, psíquicos, emocionales) tal y como exige el Convenio de Estambul, reza la sentencia.

Para el Supremo no resulta compatible otorgar el permiso de arraigo familiar a quien han cometido "determinadas conductas delictivas que inciden negativamente en la situación de arraigo familiar, suponiendo una grave alteración de la convivencia familiar y con ello del ámbito en el que se desarrolla la vida del menor, y que han determinado la imposición de penas, como prohibición de aproximarse a la víctima y de comunicación, que de hecho suponen la ruptura de la convivencia familiar".

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.