Unos científicos logran revivir la actividad en un ojo humano después de la muerte

Un grupo de científicos han logrado restaurar momentáneamente un leve brillo de vida en las células moribundas de un ojo humano. Para comprender mejor la forma en que las células nerviosas sucumben a la falta de oxígeno, un equipo de investigadores estadounidenses midió la actividad en células de la retina de ratones y humanos poco después de su muerte.

Sorprendentemente, con algunos ajustes realizados en el entorno del tejido en cuestión, pudieron revivir la capacidad de las células para comunicarse horas más tarde.

Cuando son estimuladas por la luz, se demostró que las retinas post mortem emiten señales eléctricas específicas, conocidas como ondas b. Estas ondas también se ven en retinas vivas e indican comunicación entre todas las capas de células maculares que nos permiten ver.

Es la primera vez que los ojos de un donante humano fallecido responden a la luz de esta manera, y algunos expertos cuestionan la naturaleza irreversible de la muerte en el sistema nervioso central.

"Pudimos despertar las células fotorreceptoras en la mácula humana, que es la parte de la retina responsable de nuestra visión central y nuestra capacidad para ver los detalles finos y el color", explicó la científica biomédica Fatima Abbas de la Universidad de Utah.

En los ojos obtenidos hasta cinco horas después de la muerte de un donante de órganos, estas células respondieron a la luz

"En los ojos obtenidos hasta cinco horas después de la muerte de un donante de órganos, estas células respondieron a la luz brillante, luces de colores e incluso destellos de luz muy tenues", añadió Abbas.

Después de la muerte, es posible salvar algunos órganos del cuerpo humano para trasplante. Pero una vez que cesa la circulación, el sistema nervioso central en su conjunto deja de responder demasiado rápido para cualquier forma de recuperación a largo plazo.

Sin embargo, no todos los tipos de neuronas fallan al mismo ritmo. Diferentes regiones y diferentes tipos de células tienen diferentes mecanismos de supervivencia, lo que hace que todo el asunto de la muerte cerebral sea mucho más complicado.

Aprender cómo los tejidos seleccionados en el sistema nervioso hacen frente a una pérdida de oxígeno podría enseñarnos cosas sobre la recuperación de las funciones cerebrales perdidas.

Actividad sincrónica

Al restaurar la oxigenación y algunos nutrientes en los ojos de los donantes de órganos, los investigadores de la Universidad de Utah y Scripps Research pudieron desencadenar una actividad sincrónica entre las neuronas después de la muerte.

"Pudimos hacer que las células de la retina hablaran entre sí, como lo hacen en el ojo vivo para mediar en la visión humana", dice el científico visual Frans Vinberg de la Universidad de Utah.

"Estudios anteriores han restaurado una actividad eléctrica muy limitada en los ojos de donantes de órganos, pero esto nunca se ha logrado en la mácula, y nunca en la medida en que lo hemos demostrado ahora", agregó Vinberg.

Este estudio plantea la cuestión de si la muerte cerebral, tal como se define actualmente, es verdaderamente irreversible

"Dado que la retina es parte del SNC, nuestra restauración de la onda b en este estudio plantea la cuestión de si la muerte cerebral, tal como se define actualmente, es verdaderamente irreversible", escriben los autores.

Si las neuronas especializadas, conocidas como fotorreceptores, pueden revivir hasta cierto punto, entonces ofrece esperanza para futuros trasplantes que podrían ayudar a restaurar la visión en personas con enfermedades oculares.

"La comunidad científica ahora puede estudiar la visión humana de formas que simplemente no son posibles con animales de laboratorio", dice Vinberg.

"Esperamos que esto motive a las sociedades de donantes de órganos, a los donantes de órganos y a los bancos de ojos ayudándolos a comprender las nuevas y emocionantes posibilidades que ofrece este tipo de investigación", concluye el científico.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.