Las ventajas de la diálisis a domicilio y una historia real contada en primera persona

Quienes tratan la enfermedad renal crónica la denominan 'la enfermedad silenciosa' porque no suele mostrar sus síntomas hasta las fases más avanzadas de la patología, que padece el 15 por ciento de la población en España (uno de cada 7).

Aparte de que los especialistas insisten en la necesidad de la prevención, el diagnóstico precoz y un tratamiento acorde a una secuenciación terapéutica óptima (aquí entrarían en juego las terapias domiciliarias), la inmensa mayoría de los pacientes (el 80%) eligen someterse a hemodiálisis en el hospital.

Afortunadamente, cada vez más personas deciden apuntarse al plan B, eficaz y mucho más cómodo, que es la diálisis a domicilio, un tratamiento que les permite llevar una vida mucho más 'normal' puesto que ellos mismos organizan sus sesiones en casa.

Además de conocer todo lo nuevo en torno a este método para tratar la enfermedad renal, 20minutos cuenta también con el testimonio de una paciente con enfermedad renal que ha viajado recientemente a Disneyland París gracias a que dispone de su máquina de diálisis peritoneal domiciliaria.

Qué es la enfermedad renal y por qué es necesaria la diálisis

La enfermedad renal sucede cuando los riñones, que son un filtro de la sangre, pierden la capacidad de depurarla y necesitan de un tratamiento renal sustitutivo que haga el trabajo 'desde fuera'.

A pesar de que los especialistas de Baxter consultados por este diario hablan de que "la opción ideal siempre es el trasplante", cuando éste no es posible o mientras llega ese órgano para trasplantar es necesario acudir a la diálisis. Se trata de un tratamiento que ayuda al organismo a eliminar los desechos y el exceso de líquido en la sangre, imprescindible para la supervivencia de este tipo de pacientes.

¿Diálisis en el hospital, o en casa?

Hoy en día existen dos tipos de diálisis. Por un lado está la hemodiálisis, que se suele llevar a cabo en el centro hospitalario, y que consiste en una técnica en la que se extrae la propia sangre del paciente para que la filtre una especie de 'riñón artificial'.

El otro tipo de diálisis es la denominada peritoneal, que utiliza el peritoneo como órgano dialítico. Según explica el doctor Emilio Sánchez, presidente de la Sociedad Española de Nefrología y Jefe de Servicio de Nefrología del Hospital Universitario de Cabueñes (Gijón), "ambas opciones pueden llevarse a cabo actualmente en casa, aunque es la peritoneal la que dispone de mayores ventajas clínicas".

"La diálisis peritoneal tiene una serie de beneficios durante los cuatro o cinco primeros años de su utilización. Supone mayor conciliación con la vida laboral, independencia y calidad de vida, menos visitas hospitalarias y exposición a infecciones, y más facilidad para viajar".

El doctor añade que esta modalidad "cuenta con herramientas de tele-monitorización que permiten tener al paciente más controlado, lo cual es algo que tanto a los clínicos como a los pacientes nos aporta una mayor tranquilidad en el día a día. Mi recomendación siempre es que hagan de inicio diálisis peritoneal”.

Los pacientes jóvenes, más partidarios de la domiciliaria

A pesar de estas recomendaciones de los expertos, y de sus múltiples ventajas en cuanto a la calidad de vida, el número de pacientes con enfermedad renal crónica que optan por diálisis domiciliaria es sólo del 20 por ciento, mientras que el 80 restante eligen someterse a hemodiálisis.

Por regla general, "son los pacientes jóvenes los que suelen elegir la diálisis domiciliaria, personas con una vida activa, tanto en lo profesional como en el sector de ocio porque no hay horarios cerrados y les permite una gran flexibilidad".

A pesar de que la diálisis peritoneal es menos intrusiva, las personas más mayores no la eligen al considerarla más complicada de realizar. "Cuando se les informa que en hemodiálisis son los profesionales sanitarios los que se encargan de todo, hay mucha gente mayor que descarta la técnica domiciliaria".

Objetivo: que todos contemplen la diálisis domiciliaria y decidan

La Sociedad Española de Nefrología se ha propuesto darle un empujón a la diálisis peritoneal por considerarla interesante y efectiva. "Hay muchos pacientes con una vida activa que desconocen su existencia y podrían beneficiarse de esta diálisis tan cómoda. Para eso, claro, hay que formar a los pacientes".

"Hay un factor que hemos detectado en los últimos años. La mitad de los pacientes que empiezan diálisis lo hacen de forma programada, es decir, son pacientes que conocemos desde hace años, que los atendemos en consulta y a los que enseñamos qué es la hemodiálisis y qué es la diálisis peritoneal. Cuando uno tiene toda la información suele escoger la peritoneal”, subraya el presidente de la S.E.N.

El doctor puntualiza que “la otra mitad de los pacientes, que debutan en la enfermedad de forma abrupta, aguda, deben iniciar hemodiálisis. A veces, tras la estabilización del cuadro, nadie les informa de la posibilidad de ser transferido a diálisis peritoneal, si así lo desea”.

Además, esta modalidad es coste-efectiva (un 25% más barata) puesto que no precisa de profesionales sanitarios ni de los recursos necesarios en los desplazamientos al centro hospitalario.

La historia de Nuria, y su viaje a Disneyland con diálisis domiciliaria

Nuria Parrilla Martínez tiene 49 años y enfermó del riñón en marzo de 2018 de forma repentina. Directamente tuvo que someterse a hemodiálisis porque sus riñones dejaron de funcionar. "Me encontraba regular, tenía digestiones pesadas y mucha retención de líquidos. En las analíticas no se veía nada, hasta que después de varias visitas a urgencias descubrieron que los riñones me iban al 50%, al día siguiente al 30 y al 20…".

Por aquella época, sus hijas eran pequeñas y aquello fue un drama. "Estuve 45 días ingresada con un catéter femoral para la hemodiálisis. Al salir me explicaron que era candidata para diálisis peritoneal, que para una persona joven y activa proporcionaba mejor calidad de vida al no depender de los 3 o 4 días a la semana que tenía que ir al hospital".

"La peritoneal me ha dado la vida, puedo viajar, quedar con mis amigas para ir de compras, a cenar. Estoy estudiando un grado superior y tengo que estar conectada a la máquina muchas horas, es verdad, pero yo me organizo en casa. Estoy ocho horas y media que aprovecho a que sean por la noche. Al hospital voy cada dos meses, mucho más cómodo", explica Nuria.

Para acabar de convencer a quienes tengan dudas, Nuria cuenta que "acabo de volver de Disneyland París. Hemos estado 4 días allí y ha sido una experiencia estupenda. No tienes que facturar la máquina de diálisis porque es imprescindible para tu vida. Es cierto que hay que planificarlo bien, avisar a la compañía aérea etc, pero se puede y es muy gratificante. Ha sido mi primer viaje fuera de España pero no será el último".

Referencias

Manuel Gorostidia, Mercedes Sánchez-Martíneza, Luis M. Ruilopea, Auxiliadora Graciania, Juan J. de la Cruza, Rafael Santamaríac, María D. del Pinoc, Pilar Guallar-Castillóna, Fernando de Álvaro, Fernando Rodríguez-Artalejoa, José R. Banegasa, DOI. Prevalencia de enfermedad renal crónica en España 10.1016/j.nefro.2018.04.004. Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública, Facultad de Medicina, Universidad Autónoma de Madrid

¿Quieres recibir los mejores contenidos para cuidar tu salud y sentirte bien? Apúntate a nuestra nueva newsletter.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.